La inflación de noviembre de 3,2% se ubicó ligeramente por fuera de las expectativas, pero sigue en un leve sendero a la baja que desde el Gobierno esperan se profundice. En ese sentido, el foco de atención se centra sobre la inflación núcleo, que no toma en cuenta factores estacionales o variaciones en el segmento regulado como tarifas.

Específicamente, las transferencias a precios de los episodios cambiarios que se vivieron este año impactan en mayor fuerza en la categoría núcleo, principalmente en los alimentos. Por fuera de transporte, que experimentó un salto de 62,9% en lo que va del año, alimentos es el rubro que tuvo mayor inflación: un 48,6 por ciento.

El desagregado del Indec para el Gran Buenos Aires entra en detalle respecto a los alimentos, bebidas y otro tipo de artículos que sufrieron mayores aumentos durante noviembre. Se destacan casos como el kilo de zapallo anco, que a lo largo del mes evidenció un incremento de precios de 48,3%, y el de papa, que subió 31,2 por ciento.

También se dieron casos de bajas considerables de precios en las góndolas. En esos casos, los alimentos que más redujeron su costo de desembolso fueron el tomate redondo (-23,5%) y la lechuga (-14,3%), seguidos por la banana (-7,7%).

En términos regionales, se puede observar que el costo en alimentos no es equitativo a lo largo del país. En noviembre, la inflación del rubro «Alimentos y bebidas no alcohólicas » a nivel nacional fue 3,4%, pero las regiones pampeana y patagónica estuvieron por encima, con la segunda bastante por arriba: 5% en el mes. Cabe señalar que la diferencia de precios de la patagonia respecto del resto del país es histórica y se debe a los costos logísticos involucrados en la mayoría de los productos que se venden en la región.

Si bien el dato general de 3,2% de inflación no reflejó una baja de la agresividad esperada por el Gobierno y el grueso de las consultoras privadas (el último Relevamiento de Expectativas de Mercado del Banco Central estimaba una inflación de 2,9% para el mes), desde el sector público confían que la caída de 2,2 puntos porcentuales sigue siendo una buena señal.

«La política monetaria actúa con rezagos y esperamos que el sendero decreciente en la tasa de inflación continúe en los próximos meses», explicaron fuentes del Central refiriéndose al impacto de lleno que esperan se visualice de las medidas tomadas por el equipo de Guido Sandleris.

 

fuente INFOBAE

Comments

comments