En los próximos días, en plena temporada navideña, el Gobierno recibirá la buena noticia de un nuevo desembolso del Fondo Monetario Internacional, por 7.600 millones de dólares. Esto, claro, siempre que en la reunión pactada para primera hora del día el directorio que preside la francesa Christine Lagarde apruebe mañana la última revisión de los avances del programa que los técnicos del FMI hicieron el mes pasado sobre el terreno, y que concluyó con una evaluación positiva.

Será el tercer y último desembolso del año. Que sumado a los dos anteriores alcanza a 28.000 millones de dólares, prácticamente la mitad de los recursos comprometidos por el FMI en el marco del programa ampliado que se selló en octubre, por 57.000 millones.

Aunque falta el visto bueno formal, se da prácticamente por descontada la aprobación del boardSegún pudo saber Infobae, no estará sentada a la mesa Lagarde, que cada vez que puede expresa su apoyo al gobierno argentino. La titular del Fondo está de viaje en África, pero eso no debería modificar las cosas: el peso mayor de la decisión recae sobre países que, como EEUU, expresaron reiteradamente su respaldo al país desde el momento en que la Casa Rosada comenzó a buscar salidas a la crisis de confianza que todavía sacude al país.

 Será el tercer y último desembolso del año. Que sumado a los dos anteriores alcanza a 28.000 millones de dólares, prácticamente la mitad de los recursos comprometidos por el FMI

Es más, según la valoración que la semana pasada hizo en la sede del organismo el vocero del FMI Gerry Rice ante una consulta de Infobae, la decisión del directorio “será otro paso positivo” en la recuperación de la confianza de los mercados en la economía argentina. “Nuestra visión es que el programa económico revisado y reforzado está dando resultados”, añadió el funcionario.

La misión del FMI en Buenos Aires fue liderada por el italiano Roberto Cardarelli y concluyó el 16 de noviembre, poco después de la aprobación legislativa del presupuesto nacional para el año que viene, que prevé los fuertes recortes acordados con el Fondo para alcanzar la meta del equilibrio fiscal.

Roberto Cardarelli

Roberto Cardarelli

En un comunicado que difundió luego de esa revisión, el economista del Fondo a cargo del caso argentino destacó los esfuerzos del Gobierno para estabilizar la economía así como la importancia de esa votación en el Congreso. “Elogiamos a las autoridades por sus continuos esfuerzos para avanzar en su programa de reforma económica, incluido el apoyo político para la aprobación del presupuesto”, indicó Cardarelli en ese texto.

Se refirió además a las modificaciones en la política monetaria introducidas por Guido Sandleris desde que se hizo cargo del Banco Central, quizá el frente más complejo en la pelea que da el Gobierno por recuperar la confianza del mercado.

Al respecto, el economista del FMI señaló que “la implementación firme de su marco de política monetaria y una comunicación clara por parte del BCRA seguirán siendo esenciales para guiar las expectativas del mercado”. Y punto seguido añadió: “El compromiso de las autoridades con un tipo de cambio determinado por el mercado fortalecerá la credibilidad del marco de política monetaria y aumentará la resistencia a los shocks externos”.

 Elogiamos a las autoridades por sus continuos esfuerzos para avanzar en su programa de reforma económica, incluido el apoyo político para la aprobación del presupuesto (Cardarelli)

El calendario de reuniones del directorio del Fondo indica que esta segunda revisión del caso argentino será mañana el primer orden del día, pero no precisa a qué hora se comunicarán las conclusiones. Se espera que comience a las 9.30 locales (las 11.30 en la Argentina), pero en el mismo encuentro el board tratará también la situación en otros dos países, la República Centroafricana y Gabón.

Desde la aprobación del nuevo desembolso hasta que los fondos del FMI quedan efectivamentea a disposición del Tesoro pasan usualmente dos o tres días. El siguiente giro será recién en marzo, tras una nueva revisión del programa, cuando el organismo debería liberar otros 11.000 millones de dólares.

De esa manera quedarán prácticamente cubiertas las necesidades financieras de 2019, año electoral decisivo para el futuro de Cambiemos y también, según interpretan los especialistas del mercado, para el curso del acuerdo con el Fondo. Esa incertidumbre política, que el propio oficialismo fogonea para polarizar con Cristina Kirchner, es lo que hoy alimenta la inquietud de los inversores y mantiene el índice de riesgo país en niveles récord para la administración Macri, a pesar de que el Gobierno logró límites de la banda prevista.

 

fuente INFOBAE

Comments

comments