Producto del duro programa monetario y como contrapartida de la caída del crédito, desde octubre del año pasado, cuando comenzó el nuevo esquema, la proporción de depósitos que los bancos destinan a invertir en Leliq se duplicó: ya alcanza el 36,77%.

Hoy el stock de Leliq supera el billón de pesos, y es un destino creciente de los bancos por las altas tasas y la falta de demanda de préstamos.

Hacia adelante, todavía se espera que el stock de letras a siete días que emite el Banco Central siga creciendo, no sólo porque seguirá la recesión, sino porque por haber endurecido su política monetaria desde la semana pasada, el Banco Central buscará emitir estas letras para absorber pesos para que no se vayan al dólar, porque busca que la cantidad de dinero en la calle crezca menos que la inflación y porque necesitará pagar los intereses de estas letras emitiendo más letras.

«Es natural. La actividad cayó muy fuerte, y cayó la demanda de crédito. Es un efecto buscado del mecanismo. Se está buscando que los bancos suban las tasas pasivas para competirle al dólar. No es algo que sorprenda. Se está sacando liquidez del mercado en un contexto recesivo y cae la demanda de crédito«, dijo Luciano Cohan, socio de Elypsis.

La demanda de crédito cae más que la inflación por la recesión y la oferta de préstamos por parte de los bancos es débil porque a los bancos les conviene aprovechar las tasas del 63% que ofrece el Banco Central.

Mucho del desarme de las Lebac del año pasado se pasó a depósitos y los bancos, que no tenían a quién prestarle, lo destinaron a las Leliq.

Guido Sandleris (centro), presidente del BCRA. (Manuel Cortina)

Guido Sandleris (centro), presidente del BCRA. (Manuel Cortina)

En este contexto, el Banco Central anunció un endurecimiento de la política monetaria que, se entiende, requerirá aún más emisión de Leliq: extender el objetivo de crecimiento cero de la base monetaria hasta fin de año, hacer permanente el sobrecumplimiento de la base monetaria alcanzado en febrero, eliminar el ajuste por estacionalidad previsto para junio.

«La decisión de la política monetaria es que no haya pesos para que no se vayan al dólar. Es un programa que no deja espacio para el crédito. No es desplazamiento del crédito por las Leliq«, dijo Juan Manuel Paso, economista Jefe de TPCG.

Entiende que el Banco Central necesitará mantener altas tasas de interés no sólo ahora para evitar la volatilidad cambiaria, sino para cumplir con las nuevas metas que se impuso.

«En algún momento del segundo semestre, cada vez va a tener que esterilizar más para reprimir la demanda natural de dinero, porque con la inflación, la demanda de base monetaria va creciendo, pero va a mantener quieta la oferta nominal. Finalmente, para pagar el déficit cuasifiscal tan grande«, dijo Paso. Es decir, deberá emitir más Leliq para pagar los intereses de las que van venciendo.

«El endurecimiento de la base monetaria no es consistente», opinó Paso. Entiende que el Banco Central hará correcciones en el camino para aliviar las metas que se autoimpuso, como manejar la liquidez de los bancos cambiando encajes no remunerados por remunerados para que aumente la demanda de Leliq pero mantener la base monetaria constante.

 

fuente INFOBAE

Comments

comments