Federido Pinedo (63) extiende su mano derecha para saludarme. Tiene una venda en su dedo pulgar. Me cuenta que intentó salvar una botella de vino de una caída, como a mi entender haría cualquier persona de bien. No lo consiguió. A veces el destino se revela inevitable: el vidrio se rompió y el elixir se desparramó por el piso. Pinedo terminó herido en batalla, un corte y cuatro puntos en su pulgar.

Estamos en la terraza del Congreso de la Nación, sobre el ala derecha de cara a la Avenida Entre Ríos. Con la mirada perdida en el horizonte en dirección hacia Avenida de Mayo, el senador me dice que lo único que extraña de su vida anterior, cuando no tenía ni la exposición ni las responsabilidades que lo ocupan actualmente, es la bohemia. Esa vida que te da la posibilidad de cruzarte con gente libre e ingeniosa a las 3 de la mañana en cualquier bar de esa zona.

El presidente provisional del Senado es un personaje siempre atractivo para entrevistar. A diferencia de muchos dirigentes, no responde con el tedioso manual del coaching. A ello se le suma otra virtud, la de reírse de sí mismo. El resultado es la siguiente entrevista, cargada de ironía y de indirectas, algunas hacia el interior de su propia fuerza política.

-Pinedo, ¿quiénes son tus más amiguitos dentro del Senado?

-Te debería decir que los míos, pero la verdad que no. (Risas) Te cuento un cuento: en el Parlamento inglés, los tipos se paran enfrentados una fila contra otra; de un lado los oficialistas y del otro los opositores. Hay un viejo dicho de los diputados ingleses que dicen «enfrente están los adversarios, atrás los enemigos», que son los de ellos, ¿entendés? (Risas) No, mis amigos son los míos. Tengo dos presidentes de bloque, que son Humberto Schiavoni del PRO y Luis Naidenoff de Cambiemos.

-¿Extrañás la presidencia de la Nación?

-Sí, era una sensación de todopoderoso. Yo entraba a la Casa de Gobierno y me dicen «Presidente, si usted quiere puede ir a ese cuarto porque está Dilma Rousseff» (entonces Presidenta de Brasil). ¡La habían dejado colgada ahí esperando!

-¿Te dijo señor Presidente?

-No, me dijo «¿quién sos?»(Risas)

-Durante tu presidencia: no aumentó la pobreza, no se disparó la inflación, no se descontroló el dólar, no se recurrió al FMI y no se deterioró la industria ni tampoco las PyMEs. ¿Sos el mejor presidente de la historia de Cambiemos?

-Yo dejé todo perfecto, pero bueno ahora ya estamos volviendo al mismo lugar.

-Te voy a pedir un ranking de presidentes argentinos desde la vuelta a la democracia…

-Primero Alfonsín, segundo Macri, tercero Menem. Después Duhalde y De la Rúa. Luego, Ramón Puerta, Eduardo Camaño, Pinedo, y noveno Néstor Kirchner.

-Te quedan Adolfo Rodríguez Saa y Cristina…

-Rodríguez Saa y Cristina.

-¿La peor presidencia para vos fue la de Cristina?

-Sí.

-Te voy a decir cuáles son las palabras que más usás: crisis, cometimos errores, diez años de estabilidad, decir la verdad, no hago más pronósticos, vuelta de página, al demonio y buenísimo.

-Buenísimo. No quiero irme al demonio, eso está buenísimo.

-¿Nos vamos a ir al demonio?

-No, no nos vamos a ir al demonio.

-A partir del escándalo del submundo del espionaje legal, revelado por el caso del falso abogado Marcelo D’Alessio, ¿te cuidás más cuando hablás por teléfono?

-No, ya estoy entregado.

-¿No tenés paranoia?

-Cuando tengo que decir algo muy reservado, hago una reunión privada. Ahora, si me ponen micrófonos ambientales los muchachos, ahí se me complica. Una vez me pasó en otro gobierno. Yo era funcionario, busqué un amigo, un runfla que sacaba los micrófonos y el tipo los sacó. Había encontrado tres micrófonos en mi despacho. Al día siguiente estaba en una reunión, me golpean la puerta: «Te quieren ver urgente», me dicen. Abro la puerta, está un tipo de la SIDE, me dice: «venimos a ver si tiene micrófonos en su despacho». «No tengo». «¿Cómo sabe?». «Porque los hice sacar.» Los venía a poner el flaco, ¿me entendés? Increíble.

-Te estuve stalkeando tu Instagram.

-Espiando.

-Sí, pero es más elegante decir stalkeando. Encontré que tenés una foto con tu hermano, el diputado provincial de Unidad Ciudadana, Mariano Pinedo, plantando un árbol los dos juntos y el epígrafe dice: «Cerrando grietas». No sé cómo decirte esto, pero estuve revisando el Instagram de tu hermano y él no subió la foto.

-Y, porque es kirchnerista. (Risas) Si el tipo subía esa foto lo echaban del kirchnerismo, ¿me entendés?; ¿cerrando grietas con un flaco del PRO? ¡Tomátelas!

-Te voy a hacer el Primer cuestionario de «chetez en sangre» para ver cuán cheto es Federico Pinedo.

-Soy imbatible.

-¿Rojo o colorado?

-Colorado.

-¿Muy bueno o buenísimo?

-Buenísimo.

-¿Boludo o boló?

-Boludo.

-¿Buzo o pullover escote en V?

-Suéter. (Risas)

-¡Claro! Mucho más cheto suéter. Conclusión del cuestionario: sos cheto.

-Sí, no lo puedo ocultar.

-Te propongo hacer un Pinedo for kids. Te hago una pregunta y tenés que responderla para niñitos y niñitas de seis años. Emilio Monzó, presidente de la Cámara de Diputados, se quiere ir lo antes posible. Nicolás Massot, presidente del bloque PRO en esa Cámara, se va a mitad de año a estudiar al exterior. A vos y a Rogelio Frigerio los miran de reojo. ¿Por qué las principales figuras de Cambiemos que buscan consenso, fueron perdiendo lugar dentro del gobierno?

-¿Viste que a veces los compañeritos quieren cosas de vos? Vos hacé lo que tenés que hacer vos, no le des bola a los compañeritos. Si vos creés que tenés que hacer algo, hacelo, no le des bola. Porque al final te va bien. Y los compañeritos que andaban hueveando ahí, al final se quedan.

-Das por tácito que fueron perdiendo lugar.

-No, no lo doy por tácito. De hecho tenemos buenos lugares.

-Todavía sí.

-(Risas)

-De las siguientes figuras destacadas de Cambiemos, ¿quién se lleva el Gorila Awards 2019? ¿Elisa Carrió, Fernando Iglesias, Mauricio Macri o Federico Pinedo?

-Es obvio. Te lo digo por orden: Fernando Iglesias, Elisa Carrió, Mauricio Macri y Federico Pinedo. Nunca vi un tipo más gorila que Fernando Iglesias. Es raro lo de los gorilas, porque son tipos que creen que toda la culpa es de los peronistas, pero como si todos los demás fueran tipos maravillosos y de todo lo que pasó en la Argentina no tuvieran nada que ver. Es una locura. Los conservadores hicieron todo bien, los milicos todo bien, los radicales obviamente todo bien… pero la culpa es de los peronistas.

-¿Cuáles son los emojis que más usás?

-A veces este (Pinedo pone los dedos en V) y a veces el pulgar para arriba. Con Fernando Iglesias uso el pulgar para arriba. (Risas)

-Te voy a hacer «La pregunta emoji». No podés responder con ninguna palabra, sólo con emojis. Este año vence tu mandato como senador y hay un sector importante del gobierno que te mira de reojo. En 2020, ¿te ves de vuelta en el Senado o dedicándote a las actividades gauchescas que tanto te gustan?

El presidente provisional del Senado saca el celular de su bolsillo, sonríe pícaramente y responde lo siguiente:

-El señor de barbita se parece mucho al Jefe de Gabinete de la Nación…

-Es Marcos Peña. O sea, yo me estoy riendo, no tengo drama y Marquitos no sé qué dirá, qué sé yo.

-¿Depende de él?

-No depende de él pero bueno…

 

fuente INFOBAE

Comments

comments