En medio de un clima de tensión social y protestas, el Gobierno decidió sentarse a dialogar con los grupos piqueteros, lanzar más medidas de contención para los sectores de bajos recursos y establecer estrategias tendientes a controlar la calle en un año electoral muy complicado para la carrera reeleccionista de Mauricio Macri.

Después de los anuncios de ayer de aumento a empleados estatales y los preparativos para lanzar una línea de créditos a jubilados de la ANSES, el Gobierno escuchará en los próximos días a los movimientos sociales que la semana pasada intentaron acampar frente al Ministerio de Desarrollo Social. No sólo ello: prevé revisar las bajas a beneficiarios de la AUH e imponer una ampliación de la lista de productos de la canasta básica sujetos al esquema de precios cuidados.

«Vamos a escuchar y después veremos», explicó a Infobae un allegado a la ministra Carolina Stanley, quien se estima que estará presente en el encuentro de mañana o el jueves con referentes de los movimientos sociales liderados por la Corriente Clasista y Combativa, Barrios de Pie, el Movimiento Evita y la CTEP de Juan Grabois, entre otros.

Buena parte de estos sectores son los que el jueves pasado se sumaron a las centrales gremiales en una marcha de protesta contra el Gobierno y al final del día amenazaron con realizar un campamento frente al Ministerio de Desarrollo Social con el corte de la avenida 9 de Julio incluido. Luego de una jornada de fuerte tensión los piqueteros decidieron levantar la medida con la promesa de que ser recibidos por autoridades del Ministerio.

Con la firme intención de controlar la calle, evitar desmanes en un año electoral y amortiguar el impacto del aumento de los niveles de pobreza, el secretario de Economía Social del Ministerio de Desarrollo, Matías Kelly mantuvo algunas reuniones la semana pasada con grupos piqueteros. Fue la antesala de lo que será ahora la reunión de Stanley y su equipo.

Entre los puntos factibles de negociación se encuentra la posibilidad de dar de alta a aquellos beneficiarios de planes que se habían dado de baja por no cumplir con los requisitos de contraprestación exigidos, por ejemplo por la Asignación Universal por Hijo (AUH) como la terminalidad educativa o la vacunación de los hijos.

A la vez, está contemplado un programa de capacitación para dar mayores empleos en las cooperativas de trabajo y establecer así un cronograma de actividades.

La pobreza trepó al 32% en el 2018 según el INDEC

La pobreza trepó al 32% en el 2018 según el INDEC

No habrá, al menos por ahora, un aumento en el monto de los planes sociales o en la AUH ya que esto fue establecido en el último incremento que se anunció. «El Gobierno no puede cambiar su política y dar aumentos todos los meses de planes sociales», aventuró un funcionario de Desarrollo Social.

El mapa de Salvai y los precios cuidados

Por otra parte, desde el Ministerio de Producción que lidera Dante Sica se prepara una batería de medidas tendientes a reactivar los sectores medios. «Estamos en etapa de negociación con empresas y sectores para ampliar la lista de productos de precios cuidados de la canasta básica», admitió un allegado al ministro.

En este sentido, se prevé que se agreguen unos 50 productos más de empresas y marcas de los casi 600 que hoy están bajo el régimen de precios cuidados para que la inflación no tenga un impacto directo en los sectores medios y bajos.

Un funcionario que ayer mantuvo una reunión de gestión con Mauricio Macri describió detalladamente el ánimo en que encontró al Presidente: «Está firme, sigue cada detalle de la gestión y nos pide que no aflojemos», sostuvo.

Es el esquema de lo que algunos funcionarios de la Casa Rosada denominan, «la biblia de Durán Barba», al referirse a las directivas del gurú ecuatoriano que plantea no mostrar debilidad ante el electorado y exponer un Presidente firme en sus convicciones.

Puertas adentro de la Casa Rosada admiten que la campaña electoral será muy dura y que la crisis económica pegó tan fuerte en sectores medios y bajos y que castigó incluso al electorado de Cambiemos que está sumamente desencantado con la gestión. Algunas de las medidas que prevé el Gobierno en adelante están apuntadas a esos sectores.

Por lo pronto, en la ANSES se está dando forma al anuncio de un crédito para jubilados y pensionados a una tasa accesible. Se trataría de una medida concreta para apuntalar esos sectores desencantados con Macri.

A la vez, en la provincia de Buenos Aires se jactan de contar entre las herramientas de campaña el denominado «mapa Salvai». Se refieren a Federico Salvai, jefe de Gabinete de Ministros bonaerenses y esposo de la ministra Stanley que cuenta en su oficina con un detallado mapa de al menos 40 municipios del conurbano con cruce de datos de: último resultado electoral, encuestas recientes y necesidades básicas insatisfechas.

El «mapa Salvai» será usado como nunca antes en el esquema de timbreos y recorridas que esperan hacer Macri y Vidal en lo inmediato. Pero no sólo apunta a aquellos sectores bajos que necesitarán apuntalar en la campaña sino a los votantes de Cambiemos que están molestos con la gestión. Al parecer la detalla radiografía que hizo Salvai en cada distrito mide bien con colores y fracciones de cuadras aquellos cambios en el votante de acuerdo al paso del tiempo.

 

fuente INFOBAE

Comments

comments