«Un minuto de silencio para Macri que está muerto…». El coreo arrancó temprano, lo vocearon militantes de la JP y siguió con otros clásicos hits tribuneros. En todos, Mauricio Macri fue el blanco móvil.

A esa hora, Juan Schiaretti estaba en su despacho de gobernador. Había votado temprano, a las 9.30, almorzó en su casa en la zona de Valle Encantado y luego se instaló en el Centro Cívico.

Al atardecer, lo habían saludado Sergio Massa, Roberto Lavagna, Juan Manuel Urtubey y varios gobernadores del PJ.Cerca de las 21, Ramón Mestre reconoció la derrota. Rogelio Frigerio mandó un mensaje.

En el búnker del PJ, en el hotel Quórum, todo era euforia: se sucedían cánticos contra Macri, con estrofas de la marcha peronista, cumbia, cuarteto y «Yo lo voto a Juan», el trap de campaña de Schiaretti.

Manuel Calvo, el vice electo y Natalia De la Sota, que encabezó la boleta de diputados provinciales, oficiaron de maestros de ceremonia: fueron, por tandas, dando resultados en ciudades y departamentos. No hubo un caso donde la cifra no esté por encima de los 55 puntos.

Celebración en la noche de este domingo en el búnker de Hacemos por Córdoba.

Celebración en la noche de este domingo en el búnker de Hacemos por Córdoba.

Antes que aparezca el ganador, la esposa de Schiaretti -Alejandra Vigo, que fue primera en la boleta legislativa de Córdoba capital- recordó a José Manuel De la Sota -fallecido en septiembre pasado- y cuestionó los que «de afuera y de adentro» generan confusión. Pareció un chirlo, innominado, a Elisa Carrió.

«Como decía el querido José Manuel: vamos a tender puentes», dijo Vigo y mandó un mensaje genérico. ¿Un gesto de unidad panperonista? Luego, más seria, la diputada nacional usó la pantalla y la visibilidad para negar que su marido, el gobernador, tenga problemas de salud.

Martín Llaryora, que llegó tarde porque votó en San Francisco, festejó que será intendente de Córdoba capital, otro dato para el Guinness: la última vez que un peronista con sello PJ se impuso en la ciudad fue en 1974.

Llaryora recordó a De la Sota -«que nos acompaña desde el cielo»- y aportó fervor peronista al mencionar al PJ como eje de Hacemos por Córdoba. No es un detalle: el cordobesismo muestra, en su matriz, rasgos de partido provincial.

Schiaretti apareció en el escenario para coronar la noche: festejó su segunda reelección y la sexta victoria consecutiva peronista por la gobernación.

 

fuente CLARIN

Comments

comments