La ex presidenta Cristina Kirchner sumará una nueva denuncia por enriquecimiento ilícito y lavado de dinero. La presentación que se hará efectiva esta semana también incluye a Osvaldo Sanfelice quien sería uno de los testaferros de la ex presidenta y su familia y se habría quedado con una empresa que se dedica a digitalizar documentos públicos. Las encargadas de esta nueva denuncia contra Cristina son la dirigente Margarita Stolbizer y su abogada y ex integrante de la Inspección General de Justicia Silvina Martínez.

La nueva serie de denuncias contra la ex presidenta fue adelantada este domingo por la noche en el programa La Cornisa que conduce Luis Majul. 

En la denuncia Stolbizer y Martínezapuntan al supuesto entramado de negocios de Cristina y Sanfelice. En ella sostienen que la empresa de digitalización certificada de documentos públicos y privados, denominada Lakaut y creada en mayo de 2009, tendría como socios ocultos a Cristina Fernández y al propio Sanfelice junto con su esposa, Marta Leiva.

Las socias fundadoras de la ONG “Bajo la lupa” explicaron que el gobierno K, a través del entonces flamante titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, primero creó la necesidad de archivar, copiar, digitalizar y certificar los documentos físicos y después facilitó las condiciones para que Lakaut empezara a realizar el trabajo de manera casi monopólica.

Según la denuncia, Sanfelice con la empresa Lakaut se quedó “con la máquina de digitalizar documentos públicos”, que solo el año pasado le generó una facturación de 380 millones de pesos. Las evidencias que tienen para probarlo parecen firmes. También para demostrar que Néstor y Cristina estaban al tanto de todo. Es que Sanfelice compró a metros de la quinta de Olivos, una casa de tres pisos que presentó como una de las sedes de Lakaut, y que le habría costado 640 mil dólares.​

Stolbizer y Martínez explicaron que la denuncia por “nuevos hechos de enriquecimiento ilícito y lavado” es pertinente porque la Justicia no tendrá que investigar los mismos sucesos que fueron desestimados o sobreseídos en distintos juicios, como el que tramitó, presionado por Néstor Kirchner y funcionarios de la ex SIDE, el ex juez Norberto Oyarbide. Esa causa cerrada casi sin investigar en 2009 hoy está bajo revisión judicial. El juez Ariel Lijo tiene que definir si reabre ese expediente bajo la figura de la cosa juzgada irrita

Osvaldo Sanfelice y Máximo salen juntos del Mausoleo donde está el cuerpo de Néstor Kirchner. Foto Archivo Clarín

Osvaldo Sanfelice y Máximo salen juntos del Mausoleo donde está el cuerpo de Néstor Kirchner. Foto Archivo Clarín

Ambas explicaron que el enriquecimiento ilícito y el lavado surgirían por las evidencias de que Osvaldo “Bochi” Sanfelice -junto a “un laberinto de testaferros y prestanombres” en donde aparecen, entre otros, de nuevo Cristóbal López, Fabián de Sousa y su hermano Osvaldo de Sousa- sería la “persona interpuesta” por Néstor y Cristina para acumular una fortuna ilegal, y blanquear dinero negro proveniente de distintos ilícitos.

Entonces concluyeron que se trata de “nuevos hechos” que “merecen ser tratados en otro expediente”.

En la denuncia aseguran que Sanfelice «actúo en diferentes operaciones de compra-venta de propiedades y de adquisición de participaciones societarias de empresas, como testaferro de la familia Kirchner». Stolbizer apunta a una sociedad que Sanfelice creo en 2008 que se llama Invernepa a través de la cual compro todo tipo de propiedades. Casas, terrenos, campos y hoteles. En 2012, por ejemplo, la sociedad compró un establecimiento rural en Rio Negro por US$ 800.000. En Bariloche compró otra estancia y un hotel, El Retorno, según la denuncia.

También compraron propiedades en Rio Gallegos y en la Capital Federal además de una propiedad a pocas cuadras de la quinta de Olivos. 

 

 

fuente CLARIN

Comments

comments