En la mañana del lunes, cuando se supo que la Corte Suprema de los Estados Unidos rechazó la petición de Argentina para que el caso  YPF se trate en Buenos Aires, el fondo buitre Burford tuvo motivos extra para festejar. Minutos después de conocida la noticia, esta firma especializada en detectar grietas legales para sacar jugosas ganancias, vendió en el mercado el 10% de sus derechos  en el caso Petersen a un precio de US$ 100 millones. Ya antes había vendido otro 30%. Hasta ahora Burford ha generado US$ 236 millones de ingresos de las ventas del caso Petersen. Y aun conserva el 61,24% de su derecho original.

Si el monto de esta ganancia ya es impresionante de por sí, el asombro crece al saber que en 2015, cuando Burford compró los derechos del juicio, apenas puso US$ 15 millones. En cuatro años y vendiendo solo el 40% de su tenencia, este fondo multiplicó por 15 su inversión inicial.

En 2008 Néstor Kirchner impulsó la «argentinización» de YPF y acordó que la española Repsol le vendiera el 25% a los Eskenazi. Para comprarla tomaron créditos de la propia Repsol y de una serie de bancos (Goldman Sachs, Santander y Citi, entre otros). El repago de esos préstamos estaba atados al reparto de dividendos de YPF.

En 2012 el kirchnerismo nacionalizó el 51% de YPF que estaba en manos de Repsol. Dos años después, el entonces ministro Axel Kiciloff le pagó una indemnización de US$ 5.000 millones a Repsol.

Esta operación abrió la puerta a los reclamos, bajo el argumento de que el estatuto de YPF establecía que si el paquete accionista mayoritario cambiaba de dueño, el nuevo propietario estaba obligado a hacerles una oferta a los accionistas menores.

En España, las dos compañías del grupo Petersen se declararon en quiebra cuando dejaron de percibir dividendos. En 2015, el grupo Burford le compró a la justicia española el 70% de los derechos del manejo de la quiebra. Puso US$ 15 millones y llevó el caso ante la justicia de Nueva York.

«Argentina ya perdió ante la justicia del Distrito Sur de Nueva York, en la Corte de Apelaciones y en la Corte Suprema. Vamos 3 a 0. No todo está perdido, pero la chance de que llegue la victoria es mínima«, dijo Sebastián Maril, analista de Research for Traders y especialista en YPF.

Pero además Burford tiene una instancia más para seguir recaudando a costa del estado argentino. También es propietario del 70% de la demanda de Eaton Park, que le reclama a YPF US$ 495 millonespor los daños caudados por la expropiación. «El fondo buitre le pedirá a la jueza Loretta Preska que consolide el caso de Eaton Park, que hoy está en una instancia más atrasada, y lo sume al juicio de Petersen», indicó Maril.

fuente CLARIN

Comments

comments