«Para el segundo semestre se espera que la actividad industrial encuentre piso debido a la baja base de comparación interanual de mayo y junio. Políticas destinadas a un impulso al consumo privado, junto con cierta estabilidad cambiaria y mejoras en el salario real, podrían implicar una moderada y heterogénea recuperación en los próximos meses», afirmó la UIA al difundir su informe mensual de actividad industrial de mayo, que mostró una caída de 6,7% respecto de igual mes del año anterior, en línea con lo publicado días atrás por el Indec.

De acuerdo con los datos del Centro de Estudios Económicos (CEU) de la central fabril, la caída acumulada de la actividad manufacturera alcanzó a 8,6% en los primeros cinco meses del año y  en la medición desestacionalizada, se mantuvo estable, con una leve suba respecto de abril (0,1 por ciento).

 La caída acumulada de la actividad manufacturera alcanzó a 8,6% en los primeros cinco meses del año

Las estimaciones de la UIA prevén que los números de junio también fueron negativos en términos interanuales, producto de que hay datos preliminares de algunos sectores que lo anticipan. Es el caso de la producción de minerales no metálicos para la construcción bajó 12,9%; y la automotriz 39,3%, que sigue afectada por el cambio en las perspectivas de actividad de Brasil, que continúan a la baja.

Al respecto, el último relevamiento del Banco Central de Brasil revisó las proyecciones de crecimiento del PBI a 0,81% y de la industria manufacturera brasileña a 0,65%, cuando a principios de este año se estimaban subas de 2,5% y 3,0%, respectivamente.

Fuentes de la entidad consultadas acerca del informe aseguraron que ya en el segundo semestre del año pasado los datos de actividad eran muy negativos, por lo que cuando a partir de julio comience a hacerse la comparación interanual, «probablemente empiecen a vislumbrarse cifras levemente positivas».

Según el análisis de la central fabril, «los sectores que registrarían mayor dinamismo son los vinculados a la producción agropecuaria y a la energía, mientras que los segmentos Pyme, vinculados al mercado interno e intensivos en trabajo, continuarán muy afectados por la caída de la actividad y la presión financiera derivada de las altas tasas de interés».

La proyección de la UIA es que las pymes seguirán complicadas entre julio y diciembre

La proyección de la UIA es que las pymes seguirán complicadas entre julio y diciembre

Debilidad del mercado interno

Respecto del número de mayo, la mayoría de los rubros industriales presentaron caídas interanuales en sus niveles de actividad. Entre los más afectados se encuentran el automotriz 35,3%; la  textil 19,8%; metalmecánica 7,3%;  minerales no metálicos 6,2%; y metálica básica 6,1%, todos muy vinculados a la contracción de la demanda interna.

Otros rubros como papel y cartón (3,0%) y edición e impresión (2,5%) cayeron de manera más moderada.

Por el contrario, la elaboración de alimentos y bebidas registró una suba interanual del 1,3%, producto del buen desempeño de la campaña agrícola, que traccionó la molienda de oleaginosas.

 La elaboración de alimentos y bebidas registró una suba interanual del 1,3%, producto del buen desempeño de la campaña agrícola, que traccionó la molienda de oleaginosas

En igual sentido, la producción de agroquímicos impulsó la actividad del rubro sustancias y productos químicos (3,1%), debido a la baja base de comparación de 2018, cuando la sequía había impactado en todo el sector agroindustrial, precisó la central fabril.

Sobre las exportaciones, la institución que dirige Miguel Acevedo remarcó que continúan «sin lograr compensar la contracción del mercado interno». «Las exportaciones de manufacturas de origen industrial se mantuvieron relativamente estables en mayo, con una leve caída de 0,7% interanual, medidas en dólares corrientes, y con una suba de 3,1%, medidas en cantidades», agregó el documento.

El aumento de las exportaciones de manufacturas no logra compensar el efecto de la contracción del mercado interno (Adrián Escandar)

El aumento de las exportaciones de manufacturas no logra compensar el efecto de la contracción del mercado interno (Adrián Escandar)

A su vez, la UIA repasó que tanto la utilización de su capacidad instalada como la dinámica de las importaciones reflejan lo que sucede con los niveles de actividad industrial y el consumo privado. En mayo, el uso de las plantas alcanzó a 62% del potencial, según el Indec, y las compras de insumos en el exterior se contrajeron 16% interanual; las de bienes de capital 37,4% y las de sus piezas y accesorios, 15,1 por ciento.

En el plano laboral, el empleo industrial en abril (último dato disponible) registró una caída de 0,5% desestacionalizado con respecto al mes anterior (5.847 puestos de trabajo), por lo que ya son 17 los meses consecutivos de  caída mensual. En la comparación interanual, la caída del empleo industrial asciende a 5,4% (64.232 puestos).

 

 

fuente INFOBAE

Comments

comments