Con una foto en su despacho, Mauricio Macri sumó el apoyo de Adolfo Rodríguez Saá. El respaldo del senador peronista, a poco más de tres semanas de las primarias, funcionó en línea con la intención de la Casa Rosada de exhibir al peronismo sin unidad, uno de los objetivos que incidió en la incorporación de Miguel Pichetto como candidato a vicepresidente.

El compañero de fórmula de Macri participó de la reunión y la foto de Macri con Rodríguez Saá en la Casa Rosada. Fue uno de los articuladores del acercamiento de su colega puntano, con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio. En los últimos días Adolfo también habló con Emilio Monzó, el titular de Diputados alejado de las decisiones de la mesa chica macrista. El efímero presidente a fines de 2001 se fue de la Casa Rosada sin hablar.

En principio, «el Adolfo» no pasará al oficialismo en la Cámara alta, aunque desde su espacio Unidad Justicialista acompañará las iniciativas del Gobierno. Ya actualmente integra un monobloque, distanciado de su coprovinciana María Eugenia Catalfamo que responde a su hermano Alberto. Pichetto y Frigerio ya habían acercado al correntino Carlos Espínola, a la neuquina Lucila Crexell y al salteño Juan Carlos Romero.

Adolfo enfrentó sin éxito al actual gobernador en junio. Ahora el macrismo buscará sumar sus votos (63 mil, un 22,03%) y los de Claudio Poggi (99 mil, 34,54%), el postulante de la Casa Rosada en esa elección. En paralelo a la difusión de la foto, funcionarios dejaron trascender las expectativas de superar a Alberto Fernández en esa provincia, con el antecedente positivo de 2015. En el balotaje de aquel año Macri sacó 64,16% en San Luis, su mejor resultado después de Córdoba y CABA.

 

fuente CLARIN

Comments

comments