En la primera mitad de julio la tasa de referencia de las Leliq había marcado un claro sendero descendente hacia el piso prestablecido de 58% anual a 7 días. Pero la evolución de la integración de encajes por parte de los bancos en es período, en una proporción mayor a lo esperado, en medio de un escenario de incertidumbre superior al habitual por la proximidad de las elecciones primarias y obligatorias.

Una de las consecuencias esperables de ese fenómeno era de fuerte suba de las tasas de interés en la segunda mitad del resto del mes, y de baja en la primera quincena de agosto, con efectos inciertos sobre el mercado de cambios.

De todas formas, del comunicado del Copom se desprende que la preocupación del Central no se centra en el mercado de cambios, habida cuenta de que la paridad se está comportando mejor de lo esperado porque  la sobre oferta estacional de divisas por parte de los exportadores, más los USD 60 millones de ventas diarias del Tesoro para cubrir necesidades de pesos, ha hecho que las intervenciones a través del mercado de futuros sean de compras para equilibrar la operatoria.

Pero la flexibilidad de los criterios de integración de encaje, como de la meta de emisión monetaria primaria, se asegura, no afecta los lineamientos  de «apretón monetario» definidos en septiembre de 2018, tras la ampliación del acuerdo con el FMI, para consolidar el proceso de desaceleración de la tasa de inflación mes a mes. Más aún en un escenario de incertidumbre electoral que se prevé se extenderá hasta fines de octubre e incluso noviembre.

 La flexibilidad de los criterios de integración de encaje, como de la meta de emisión monetaria primaria, se asegura, no afecta los lineamientos de “apretón monetario” definidos en septiembre de 2018

Los indicadores de alta frecuencia sobre la marcha de los precios testigos que miran tanto diversas consultoras privadas, como más aún en el Central para hacer sintonía fina en el seguimiento del programa monetario, muestran que en julio se estaría reafirmando la desinflación.

Pero se sabe que la tasa de interés no solo incorpora expectativas de inflación, y también de devaluación del peso, pese a que en ese caso se está en presencia de un mercado libre y flotante, sino también el riesgo político.

Por eso se explica la estrategia de estrema cautela por parte del Copom, porque justamente lo que puede controlar es la oferta de dinero, aunque se confía en la esperada amplia oferta de dólares en el segundo semestre para evitar una eventual estampida de las cotizaciones.

 Se explica la estrategia de estrema cautela por parte del Copom, porque justamente lo que puede controlar es la oferta de dinero

No sólo eso, no son pocos los informes de bancos a clientes del sector privado que muestran que en caso de reelección del presidente Mauricio Macri, las perspectivas de apreciación del peso, es decir de baja del tipo de cambio real.

 

 

fuente INFOBAE

Comments

comments