El oficialismo y la oposición mendocina chocaron este miércoles sobre el alcance que debería tener el endurecimiento de las sanciones a conductores ebrios en la provincia.

Por un lado, el gobierno liderado por Alfredo Cornejo introdujo un proyecto de ley que, entre otras medidas, contempla la retención del vehículo, arresto y la aplicación de multas de hasta $108.000 para quienes conduzcan con más de 0,5 grados de alcohol en sangre.

Por el otro, la oposición, a través de la senadora nacional y candidata a gobernadora de la provincia, Anabel Fernández Sagasti, pidió «tolerancia cero», la implementación de una serie de políticas adicionales y criticó al oficialismo por no ejecutar aquellas ya existentes con efectividad.

Anabel Fernández Sagasti

Anabel Fernández Sagasti

El proyecto del gobierno, que ya ingresó a la Cámara de Diputados y se espera que se trate la próxima semana, contempla distintas penas dependiendo de la cantidad de alcohol en sangre con la que se cuente: si es entre 0,5 y 1 gramo, la multa sería de entre $36.000 y $72.000, mientras que al conductor se le retendría la licencia y podría ser inhabilitado por hasta 180 días para manejar.

En tanto, quien conduzca con un gramo o más sería pasible de recibir multas por hasta $108.000 o pasar hasta 30 días en prisión, además de la inhabilitación, que podría durar entre 90 y 365 días.

Aunque existe la «tolerancia cero» para conductores que transporten pasajeros, la extensión a aquellos que viajen solos no formó parte del proyecto a pedido del sector bodeguero, según consignó la agencia Télam.

Fernández Sagasti criticó la iniciativa y pidió ir más allá: «Los accidentes viales son la primera causa de muerte de la franja etaria entre los 5 a 40 años. En Mendoza la situación es crítica, Alfredo Cornejo tuvo un aumento sostenido en la cantidad de muertos por accidentes de tránsito durante su gestión: 285 en 2016 (7268 en el país), 298 en 2017 (7213), y 327 en 2018 (7274). Esas cifras, sin mencionar los casos trágicos de este 2019, por muertes con conductores ebrios al volante», graficó en un comunicado.

Además, indicó que la Organización Mundial de la Salud considera a los accidentes de tránsito como una enfermedad endémica por causar más muertes que enfermedades como el cáncer. Y expresó: «Es por ello que para lograr una efectiva política de prevención, hace falta una fuerte presencia estatal en este ámbito, en las escuelas, en los controles eficientes de tránsito, en campañas de prevención efectivas y sanciones acordes a las infracciones».

«Es imperioso poner en marcha la Educación Vial en los colegios y controles efectivos y permanentes, además de la aplicación de la Ley de Conductor Designado y Regreso Seguro. La negligencia del gobierno en la aplicación o en la «no» ejecución de todas estas políticas es evidente», agregó.

En Argentina, al menos ocho provincias tienen políticas de «tolerancia cero»: Córdoba, Salta, Tucumán, La Rioja, Neuquén, Entre Ríos, Tierra del Fuego y Jujuy.

 

 

fuente INFOBAE

Comments

comments