WASHINGTON.- La calificadora de riesgo Standard & Poor’s declaró anoche al país en default tras evaluar el anuncio del » reperfilamiento» de los bonos locales de corto plazo como un «incumplimiento de pago de esos títulos», algo que sin embargo admite que podría revisar hoy si esos pagos -como está previsto, aunque de modo parcial- se concretan.

A su vez colocó en «default selectivo» la nota general del país como deudor y redujo de B- a CCC- la asignada a los títulos de largo plazo alcanzados por el anuncio de una próxima y nueva reestructuración, para advertir al mercado sobre el creciente riesgo de esos bonos, aunque sin discriminar a los ya reestructurados que no serían incluidos en una nueva operación, según aclaró el Gobierno anteayer tras la conferencia.

La comunicación de la calificadora sumó confusión a un mercado de ánimos ya muy alterados. La alteración a la nota B- que tenían asignada a la Argentina era posible porque como el Gobierno aclaró que intentará pagar los bonos sin quita, dejó a la vista su decisión de forzar los plazos de pago unilateralmente. Eso dio lugar a la reacción de la evaluadora y generó fuerte malestar en el Gobierno por lo confuso de la comunicación.

Fue la culminación de otra jornada caliente en la que el plan del Gobierno para aliviar los vencimientos de la deuda fue recibido con críticas y escepticismo en Wall Street, donde reclaman que haya una señal clara por parte de Mauricio Macri y de Alberto Fernández para torcer la crisis de confianza y alejar a la economía del abismo.

Los informes de bancos de inversión que circularon tras el anuncio del «reperfilamiento» por parte del ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, ofrecieron unánimemente una lectura lúgubre y un panorama cargado de incertidumbre, sin matices que ofrecieran un atisbo de optimismo. A las dudas sobre la viabilidad de la movida oficial se agrega una inquietud inmediata: qué ocurrirá con el desembolso del FMI por US$5400 millones.

«La única solución requiere una coordinación clara entre la administración de Macri, el equipo de Fernández y el FMI», resumió Siobhan Morden, directora de Amherst Pierpont Securities.

Morden dijo que los anuncios parecían indicar que el Gobierno ve una crisis de liquidez en lugar de un problema de solvencia, una distinción que, de hecho, Lacunza se preocupó por remarcar. Pero Morden advirtió que «las condiciones de falta de liquidez podrían empeorar rápidamente si la crisis de confianza empeora».

La política argentina parece moverse en sentido contrario a un acuerdo. Alberto Bernal, analista de XP Securities, dijo que el comunicado que emitió Fernández luego de su encuentro con los dos enviados del Fondo, Alejandro Werner y Roberto Cardarelli, en el que le achacó al organismo responsabilidad en la «catástrofe social» de la Argentina, había generado «mucha preocupación» en Wall Street. «Dejó la sensación de que cualquier renegociación con el Fondo iba a ser muy difícil, y la Argentina no tiene ni tiempo ni holgura para resistir una renegociación larga», indicó Bernal.

Una fuente de un fondo de inversión ofreció uno de sus análisis más crudos desde que estalló la crisis con la corrida cambiaria que se inició en abril del año anterior: «Impericia, desorden, falta de coordinación», fustigó, en su primera reacción sobre el plan oficial. «Te metiste en algo de lo que no sabés cómo salís y te vas en dos meses», se despachó.

Una nota del banco de inversión J.P. Morgan a sus clientes, escrita por Diego Pereira, advertía que la estrategia oficial para preservar las reservas y recuperar impulso político luego de las «duras críticas» de Fernández al Fondo podía zozobrar, y remarcaba la necesidad de un «gesto político» del candidato del Frente de Todos. «Creemos que la presión sobre las reservas puede persistir», indicó Pereira.

«Un gesto político del principal candidato de la oposición y favorito para ganar las elecciones es una condición necesaria para romper el círculo vicioso que ha afectado las reservas», agregó.

En tanto, un informe del Bank of America indicó que la probabilidad de que se posponga el desembolso del FMI en septiembre «ha aumentado sustancialmente dado el tono crítico del candidato presidencial de la oposición Alberto Fernández después de sus conversaciones con el FMI y el anuncio del Gobierno».

Luego de que se conociera una nueva calificación de riesgo de Standard & Poor’s, el ministerio de Hacienda envió un comunicado en el que buscó aclarar que esta categoría estará en vigencia solo por un día.

 

 

fuente KLARIN

Comments

comments