Miguel Ángel Pichetto se mueve como un fiel soldado, pero internamente plantea sus diferencias con la estrategia de campaña ideada por el comando central de Pro. En la reunión de la mesa política del lunes, el compañero de fórmula de Mauricio Macri manifestó, enfático, sus críticas al mensaje y el tono que adoptó Juntos por el Cambio en la carrera a octubre.

Según pudo reconstruir LA NACION, el candidato a vicepresidente pidió apelar a la política más «tradicional» para buscar el voto. Dijo que el «optimismo» que transmiten los spots de campaña «es para los convencidos» y pidió salir a captar voluntades para «comerle votos» a los candidatos opositores.

En la mesa junto con Marcos Peña, Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal, Pichetto criticó los spots que comenzaron a difundirse en los espacios publicitarios con el título «Sí se puede», la arenga que había acompañado a Macri en la campaña 2015 y que Pro decidió reeditar para esta campaña.

«Pichetto cree que la estética y el mensaje de la campaña está muy orientado al electorado macrista en la ciudad», dijo alguien al tanto de la discusión.

El senador espera que Macri haga promesas concretas pronto, orientadas a reactivar la economía. «Cree que hay que hacer referencia a cuestiones más concretas, no solo a valores», señalaron las fuentes. Y agregaron: «Quiere hacer una campaña con un tono más fuerte para captar votos nuevos».

Ante las críticas, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, debió explicar en la mesa de acción política la estrategia que planteó su equipo, y que se focaliza en la «identidad» de Cambiemos.

Pichetto dejó trascender algo de su malestar en una entrevista con LN+ el lunes por la noche. «Estamos en una etapa agonal. El 27 de octubre va a haber elecciones. El que gane puede hacer una convocatoria más amplia. Pero en este momento hay que debatir sobre las diferencias y propuestas de cada sector, sobre las cuestiones económicas, sobre los temas internacionales», indicó el senador en el programa Terapia de Noticias.

«Muchachos, tenemos que tener convicción», cerró Pichetto.

 

 

 

fuente LA NACION

Comments

comments