El intendente de la capital provincial, Gustavo Sáenz, se alzó ayer con más del 43% de los votos y se impuso por un cómodo margen en las elecciones primarias de Salta, que lo deja posicionado como el favorito para suceder al gobernador Juan Manuel Urtubey, que se declaró prescindente en este turno electoral, en los comicios del 10 de noviembre.

Exmassista y al frente de una amplia alianza que incluye a dos de los socios de Cambiemos (la UCR y Pro), Sáenz superó con holgura los votos obtenidos por el hiperkirchnerista Sergio Leavy, el precandidato más votado en el Frente de Todos. También sobrepasó al diputado nacional Alfredo Olmedo, el tercer precandidato más votado de las primarias.

A pesar de que Sáenz apostó por limitar la campaña a la realidad provincial, a la hora de los festejos anoche se sumó Lucas Delfino, funcionario del Ministerio del Interior, que conduce Rogelio Frigerio.

La alegría para la Casa Rosada también se extendió a la primaria para la intendencia de la capital provincial, donde Bettina Romero, diputada nacional e hija del senador Juan Carlos Romero, se impuso en la contienda en el frente Sáenz Gobernador.

El resultado de ayer implica un grave revés para el kirchnerista Leavy, que apostó a nacionalizar la elección con la visitas de Cristina Kirchner, frustrada por su último y repentino viaje a Cuba, y del candidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández, quien reemplazó a su compañera de fórmula en un acto de campaña el sábado de la semana pasada.

Es que si bien Leavy se impuso con comodidad en la primaria del Frente de Todos al vicegobernador Miguel Isa, a nivel provincial apenas si superó por poco menos de tres puntos (22,5% a 19,6%) a Olmedo. El inefable político de la campera amarilla recibió el apoyo del candidato presidencial del Frente NOS, Juan José Gómez Centurión.

A pesar de haber perdido la primaria del Frente de Todos por una proporción de 7 a 3, el vicegobernador Isa terminó como el cuarto precandidato más votado, con el 8% del total de los sufragios.

Sin un referente que los guíe, ya que Urtubey decidió excluirse formalmente de todo el proceso electoral, es una incógnita hacia dónde migrarán los votos de Isa. Se estima que, en gran medida, podrían terminar sumándose a Sáenz el 10 de noviembre.

Así como Leavy será el candidato del Frente de Todos en noviembre, el exdiputado nacional Pablo López (Partido Obrero) ganó la primaria del Frente de Izquierda de los Trabajadores.

Con el 50% de los poco más de 24.000 votos (3,6% a nivel provincial) que obtuvo la alianza de corte trotskista, superó a las precandidatas Violeta Gil y Andrea Villegas.

Aunque obtuvo escasos 13.000 votos (1,9%), la presidenta del Frente Grande, Elia Fernández, logró superar el piso del 1,5% que establece la legislación provincial y estará como candidata en las elecciones provinciales de noviembre.

La elección se realizó con el sistema de boleta única electrónica (BUE), lo cual generó algunos inconvenientes (sobre todo en las categorías a diputados y concejales, por la gran cantidad de precandidatos), pero nada grave. De hecho, poco después de las 20 ya se habían escrutado más del 97% de las mesas.

Futuro aliado

Si bien Sáenz contó con el respaldo del gobierno nacional, aunque con un muy bajo perfil, lo cierto es que su pertenencia al peronismo y su cercanía con Sergio Massa, al que acompañó como candidato a vicepresidente en 2015, le aseguran un canal de diálogo con el Poder Ejecutivo ante la eventualidad de que Fernández gane en octubre.

«Si me eligen como gobernador voy a trabajar con el presidente codo a codo, sea quien sea», dijo anoche Sáenz, al celebrar su triunfo. Ratificó así el pragmatismo que demostró en los últimos cuatro años, cuando anudó alianzas con el massismo, Cambiemos, Urtubey y el PJ. «Dimos el primer paso, pero falta para llegar a noviembre», agregó.

 

 

 

fuente LA NACION

Comments

comments