La historia comenzó el 11 de agosto pasado, cuando Alberto Fernández, contra todo pronóstico, arrasó en las elecciones primarias. En tres días, el dólar saltó de $46 a $ 62. Y el entonces presidente, Mauricio Macri, decidió como medida de «alivio» bajar a 0% lo que tributan de IVA los productos de 13 grandes rubros de alimentos esenciales, para evitar que la devaluación hiciera disparar sus precios en plena campaña.

Al inicio, eso produjo algunas leves rebajas. Pero, con los meses, los productos volvieron a encarecerse. Y ahora, tras la decisión del nuevo gobierno de no extender el beneficio -limitándolo a los sectores más vulnerables-, este jueves acumularon un alza más, mayormente del 7%, según lo acordado a fin de año con los empresarios.

Así, aunque la negociación cerrada el martes logró que las últimas subas en general no llegaran al 21%, los consumidores pasaron ayer a pagar valores mucho más altos que los de hace casi cinco meses, cuando el IVA 0% largó. ¿Cuánto más elevados? En 21 artículos que Clarín relevó en grandes cadenas, las subas acumuladas desde las PASO promedian un 24%, con casos entre 11% y 45%.

Se trata de las brechas que surgen al comparar cuánto costaban los mismos productos el 12 de agosto -horas después de las PASO- con los precios que pasaron a tener en las últimas horas en los súper que ya incrementaron sus valores, según Clarín.

Así, por ejemplo, un envase de pan de hamburguesas que había recibido el IVA 0% a $ 66,70 valía ya $ 72,50 en octubre, superó los $ 80 el mes pasado y ayer varios súper empezaron a venderlo a una media de $ 96,50. De punta a punta, el alza acumulada fue del 45%. Mientras que un pan de molde blanco Fargo, lejos de los $ 143,90 de agosto, saltó este jueves a $ 190, un 32% más.

En conservas de tomate, otro rubro que tuvo la quita del impuesto, una salsa pomarola Knorr que había arrancado en $ 41,50 arañaba ya los $ 50 en diciembre y acaba de ser remarcada a $ 56, un 35% por encima del precio de agosto.

Fuente: iprofesional

Comments

comments