El Gobierno de Alberto Fernández volvió apoyar al régimen de Nicolás Maduro este jueves a la noche con un comunicado de la Cancillería que empieza diciendo que «la situación en Venezuela debe ser resuelta por los propios venezolanos sin presiones ni condicionamientos externos».

Es un rechazo general a la postura estadounidense y a la de todo el Grupo de Lima, que viene presionando, incluso con un esquema de sanciones al régimen chavista para que el país se re encamine hacia la democrática. ​Pero sobre todo, es un rechazo del gobierno argentino a la iniciativa presentada esta semana por el gobierno de Donald Trump de una salida a la crisis venezolana, por empezar, sin Maduro y sin el titular de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, quien en enero de 2019 se había proclamado «presidente encargado» del país caribeño. También reclamó Washington la salida del país de fuerzas extranjeras.

Tras mantener un elocuente silencio, la Cancillería sacó este jueves su breve comunicado que dice también. «La comunidad internacional tiene el deber de colaborar en la facilitación del dialogo entre las partes y en la búsqueda de una salida política que lleve a la necesaria renovación institucional en el más breve plazo y con ello a la plena vigencia de la democracia y los derechos humanos, a la recuperación de la economía venezolana y al bienestar de su gente». El punto es que en todas las oportunidades que tuvo para hacerlo, Maduro terminó avasallando todos los poderes que le eran adversos como la propia Asamblea Nacional.

En una conferencia telefónica por invitación de las distintas embajadas de los Estados Unidos en la región, Clarín pudo hablar este jueves desde Buenos Aires con el Representante Especial de los Estados Unidos para Venezuela, Elliott Abrams. Se le preguntó cómo veía el hecho de que el gobierno argentino no este de acuerdo con la nueva iniciativa.

«Si algo que ha quedado claro en la posición de Argentina es que Argentina apoya la democracia en toda América Latina. El presidente Fernández ha hablado en varias ocasiones sobre la necesidad de la apertura democrática de Venezuela. Con respecto exactamente a la reacción oficial a la propuesta norteamericana de esta semana, no es una pregunta para mí sino para el gobierno de Argentina. Le puedo decir que hay una comunicación muy abierta con el gobierno de los Estados Unidos, entre el gobierno de los Estados Unidos y el gobierno de Argentina, y sabemos muy bien que Argentina está en esa posición.», respondió Abrams a este diario y siguió su entrevista telefónica con otros periodistas.

Mientras el gobierno de Mauricio Macri reconocía a Guaidó como presidente, Fernandez no. Y si bien dejó a la Argentina del Grupo de Lima -en el que si bien Estados Unidos no forma parte mantiene un activo interés- nunca más apoyó un sólo comunicado del mismo.

El Grupo de Lima salió a respaldar una propuesta de Guaidó para que se constituya «un Gobierno de Emergencia Nacional que incluya a todos los sectores políticos y sociales» en Venezuela.

A través de la cancillería peruana el Grupo manifestó su «aprecio» por «la importante propuesta» de la Administración de Estados Unidos para «la formación de un Gobierno de Transición» y resaltó que coincide «con el objetivo del Grupo de Lima de garantizar el retorno a la democracia en Venezuela». El comunicado conjunto fue firmado por todos Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú y también por Guaidó, pero no por Argentina que sacó su propio comunicado.

fuente KLARIN

Comments

comments