27 septiembre, 2020

FM Cosmos

Últimas noticias de San Juan, Argentina hoy

Vicentin. Qué dijo la empresa tras el anuncio de la intervención y expropiación

Después de que el Gobierno anunciara la decisión de intervenir y expropiar la empresa , Vicentin expresó en un comunicado que «el camino elegido nos llena de incertidumbre y preocupación».

La empresa, que está en concurso preventivo por un pasivo declarado de casi $100.000 millones, más de US$1350 millones cuando se presentó a la Justicia en febrero pasado , remarcó que se enteró por los medios de la decisión oficial. La firma está en default desde diciembre último.

La empresa rechazó la intervención
La empresa rechazó la intervención Crédito: Marcelo Manera

«Desde diciembre de 2019 el Directorio de Vicentin viene explorando distintas alternativas para refinanciar su deuda y recobrar el nivel de operación que supo tener en el pasado, que de ninguna manera se remonta a los últimos 4 años, sino que puede medirse en décadas de esfuerzo e inversión. Vicentin tiene 90 años de historia en la Argentina. Noventa años de cumplir siempre con nuestros trabajadores, nuestros proveedores y nuestros clientes», dijo.

El Presidente en el anuncio de la intervención a Vicentin
El Presidente en el anuncio de la intervención a Vicentin Crédito: Captura
Vista de la empresa Vicentín
Vista de la empresa Vicentín Fuente: LA NACION – Crédito: Marcelo Manera

Luego, la firma remarcó en relación a la medida oficial: «El camino elegido nos llena de incertidumbre y preocupación. Nos hemos enterado de la decisión por los medios y estamos realizando las consultas necesarias para entender las características y la profundidad de las medidas anunciadas. Por último reivindicamos la legitimidad de proteger los derechos de una empresa argentina y de sus accionistas, de origen familiar y del interior del país, que se encuentra ajustada al marco legal vigente, dentro de un concurso preventivo de acreedores y que ha manifestado reiteradamente la voluntad de honrar los compromisos asumidos».

 

 

 

fuente LA NACION

Comments

comments