26 septiembre, 2020

FM Cosmos

Últimas noticias de San Juan, Argentina hoy

La irrupción del Estado nacional en el manejo de una empresa privada, ahora en Vicentin bajo el argumento de ponerse frente a un largo proceso de incumplimiento de pagos a acreedores, tanto del sector productivo, como financiero, principalmente el Banco de la Nación Argentina, o para participar activamente en las decisiones del directorio en la Asamblea de Accionistas, no es nuevo. PUBLICIDAD Un informe del Ministerio de Economía en tiempos del gobierno de facto de 1976-1983 daba cuenta: “El Estado había crecido desordenadamente sin que existiera un relevamiento integral de las empresas de las cuales era propietario o administrador». El trabajo para el Consejo Empresario Argentino, y que posteriormente se completó y perfeccionó mediante un informe que redactó la Comisión Interministerial de Privatización de Empresas, daba cuenta de un listado de “más 382 en las cuales el Estado Nacional, a través del Banco Nacional de Desarrollo y de la Caja Nacional de Ahorro y Seguro, poseía participaciones accionarias que variaban entre menos del 1 % y casi el 40 % del capital total”. Después de un proceso de licitación de las tenencias accionarias del Banade y la CNAyS, y del proceso de privatizaciones de los 80 y 90, en 2008 el Estado Nacional vuelve a tomar una participación activa en el capital privado, bajo la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner, al disponer el fin de las AFJP y apropiarse de los ahorros de los trabajadores, en su mayor parte del sector privado, parte de los cuales estaban invertidos en acciones que cotizaban en Bolsa, o que habían emitido Obligaciones Negociables. El Fondo de Garantía de Sustentabilidad registraba al 23 de abril de 2020 inversiones por un total $2,52 billones, equivalente a unos USD 38.000 millones al cambio mayorista, del cual 8,7% correspondía a tenencias de acciones de 46 empresas Y también a través de estatizaciones directas, como fueron previamente las del Correo Argentino en 2003; AySA 2006; Tandanor 2007; Aerolíneas Argentina 2008; Fadea (Fábrica Argentina de Aviones) 2008; Belgrano Cargas 2009; YPF 2012; y ahora se sumaría Vicentin, si lo aprueba el Congreso. Actualmente, según el último informe de la Anses sobre la composición del Fondo de Garantía de Sustentabilidad, que al 23 de abril de 2020 estaba valuado en $2,52 billones, equivalente a unos USD 38.000 millones al cambio mayorista, un 8,7% correspondía a tenencias de acciones de 46 empresas. Por rama de actividad la tenencia de acciones privadas en poder del FGS se desagrega en 27% sector bancario; 23% telecomunicaciones; 22% energético; 14% siderurgia; 6% bienes raíces; 5% alimentos; resto (constructoras, automotrices, entre otras) 3 por ciento. Cabe notar que el Presupuesto 2020, no llegó a tratarse en el recinto del Congreso Nacional porque fue elaborado por el gobierno saliente de Cambiemos, registraba 32 empresas y sociedades con mayoría estatal, entre las que se cuentan en condición de sociedades anónimas: Integración Energética Argentina, Aerolíneas Argentinas y Austral Líneas Aéreas-Cielos del Sur, Correo Oficial de la República Argentina, Nucleoeléctrica Argentina, etc., con ingresos aprobados por $549.263 millones y un resultado financiero deficitario en $3.662 millones, más YPF, AySA. Fábrica Argentina de Aviones (Fadea) y otras. Ahora en perspectiva, el escenario cambió con la intervención y propuesta de expropiación de Vicentin, “con la idea de que le dé más previsibilidad a la oferta de alimentos en la Argentina y también más previsibilidad en el mercado de cambios”, según sintetizó el ministro de Desarrollo Económico, Matías Kulfas. Perspectiva de más participación en el sector privado Y es posible que luego de superado el crítico escenario provocado por la llegada de la pandemia del COVID-19 y la cuarentena ahora extendida hasta el 28 de junio ese proceso continúe, aunque en lo que respecta a la Anses por decisión de diversificación del portafolio. «Incrementar la participación de inversiones privadas en la cartera del FGS es un objetivo de carácter permanente de la actual administración», sostiene el último informe de la Anses (Reuters) Al menos eso es lo que se desprende del último informe mensual del organismo, el cual detalla: “el margen para inversiones en el sector privado se encuentra actualmente limitado dado que existen pocas emisiones para financiamiento de empresas en el mercado local, máxime si se tiene en cuenta la necesidad de financiamiento que requiere el sector público en este contexto tan adverso que ha combinado una recesión económica de más de dos años con la crisis desatada por el COVID-19 y que ha ralentizado la economía a nivel mundial, con la negociación de la reestructuración de la deuda pública nacional”. El FGS ha demostrado voluntad de inversión en el sector productivo, habiendo retomando las inversiones en el inciso l) que fueron ralentizadas durante la gestión anterior Y concluye el informe de Anses: “a pesar de lo anteriormente expuesto el FGS ha demostrado voluntad de inversión en el sector productivo, habiendo retomado las inversiones en el inciso l) que fueron ralentizadas durante la gestión anterior. Incrementar la participación de este tipo de inversiones en la cartera del FGS es un objetivo de carácter permanente de la actual administración». Cabe notar que según el último informe del FGS correspondiente a abril, la cartera que administra de $2,42 billones era equivalente a 7,6 meses del pago total de la Anses de jubilaciones, pensiones, AUH, otras asignaciones familiares y políticas ad hoc a la pandemia del COVID-19 y poco más de un año del presupuesto del organismo excluido el mayor gasto derivado de la emergencia sanitaria.

El referente social Juan Grabois celebró el anuncio del Gobierno Nacional de intervenir y expropiar la empresa agroexportadora Vicentin: “Es importante que no se siga concentrando el mercado de alimentos”.

El líder de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) calificó de “estafa” el préstamo que se le otorgó a Vicentin durante la gestión de Mauricio Macri. “Entró plata del Fondo Monetario y con la misma mano con la que la agarraron le dieron un montón de plata a esta empresa; nadie tenía la más remota idea, ni se discutía hace un año atrás, pero fue una expropiación también, una expropiación de 20 mil millones de pesos, una confiscación, un rubo, una estafa”, enfatizó en diálogo con el canal América.

“Fue cómplice la gente que firmó ese préstamo a sabiendas que no tenia garantías, que casualmente es gente que había recibido un suculento aporte de campaña de esa empresa, que a pesar de tener ese capital llamó a concurso, cerró las puertas, puso en riesgo 5 mil puestos de trabajo, y se quedó con plata de los productores”, opinó Grabois e insistió con que se trató de “una estafa sideral”. “Lo más lógico es que el acreedor, en este caso el Estado, quiera garantizar que ese activo del pueblo argentino no se pierda”, agregó.

A favor de la decisión de Alberto Fernández de avanzar hacia la expropiación de Vicentin, el referente de la CTEP resaltó que “es importante que no se siga concentrando el mercado de alimentos”. En ese sentido dijo que en la Argentina hay “un problema serio”: “Si un país agroexportador no puede darle de comer a su gente, si el Ministerio de Desarrollo Social no puede comprar comida porque no funciona la distribución de alimentos a nuestros hermanos más pobres que no tienen para comer, si se muere gente de hambre en el Chaco, algún problema con el sector de alimentos hay…”.

Consultado por si no teme que la expropiación de la cerealera pueda terminar como el revés judicial que atraviesa Argentina en tribunales internacionales por la estatización de YPF, Grabois declaró que su “miedo” es “que la gente se muera de hambre”. “Con el método de hacer de cuenta que no pasa nada y no intervenir en el desequilibrio del mercado alimentario nos fue mal. No se si esto va a salir bárbaro, pero lo que se venía haciendo funciona muy mal, no solo para los pobres, para cualquiera que va al supermercado”, opinó.

“En el país de las vacas no se puede tomar leche y en el granero del mundo no se puede comer pan”, definió a la situación alimentaria argentina.

Juan Grabois, referente social y líder de la CTEP

Juan Grabois, referente social y líder de la CTEP

Además, Juan Grabois se refirió a las constantes comparaciones que hace Juntos por el Cambio del gobierno kirchnerista con el chavismo, el dictador Nicolás Maduro y la crisis social y económica de Venezuela, y sostuvo que la oposición busca generar “la sensación que se viene una especie de castrochavismo”.

Apuntando a Juntos por el Cambio por hacer “campaña de miedo”, el referente social declaró: “No tiene nada que ver lo que pasa en Venezuela con lo que pasa en Argentina. El que trata de meter el dedo en esa llaga tiene una vocación destructiva. Es de mala voluntad, intelectualmente hipócrita”.

“Es una mentira decir que Argentina va camino a Venezuela. A nadie le gustaría estar como Venezuela, ni a los venezolanos”, enfatizó y opinó que “a mucha gente le gustaría un modelo donde el Estado garantice los derechos sociales elementales, eso implica cierto nivel de actividad de lo público como pasa en todos los países como los que los Pinedo de la vida dicen admirar”, comparó apuntando contra el ex senador de Cambiemos quien justamente comparó la decisión del Gobierno con el chavismo.

Grabois dijo que la oposición y el sector empresarial salieron a atacar la iniciativa de Fernández, “sin un segundo de análisis”, “parece que se viene el apocalipsis”, ironizó.

“Estos empresarios respetables tampoco se quejaban mucho de los prestamos que daban a Vicentin y después van a decir a papi Estado, ‘papi estado por favor págueme los costos laborales que tengo porque estoy en cuarentena’. Yo pensaba que el capitalismo era que el empresario tiene ganancias y riesgos, entonces si hay un problema, una gran empresa tiene que asumir los riesgos, pero van y le piden a papi Estado ‘por favor regáleme plata para que yo subsidie mis costos’. Esto es un subsidio para ricos, es muy injusto. Ahora que vengan a decir que el estado no puede gestionar nada, es contradictorio”, concluyó la crítica el líder de la CTEP.

 

 

fuente INFOK

Comments

comments