Este proyecto está orientado principalmente a los sectores más vulnerables de la población, que tienen dificultad para acceder a una alimentación saludable. Promueve una dieta diversificada y equilibrada mediante la autoproducción en pequeña escala de alimentos frescos.
La segunda etapa está dirigida a merenderos, comedores comunitarios y uniones vecinales El objetivo es capacitarlos, acompañarlos y a su vez que ellos puedan ayudar a sus comunidades, en el armado de huertas familiares. Se brindaron charlas y se entregó material informativo.
A partir de agosto se realizará la entrega de semillas y tierra a las instituciones, que participen del programa.
La primera etapa se realizó mediante el trabajo conjunto con el INTA y el programa Pro Huerta y transcurrió durante los meses de marzo, abril y mayo. Ahora se comenzará a trabajar con las semillas correspondientes al ciclo primavera- verano.

Comments

comments