28 septiembre, 2020

FM Cosmos

Últimas noticias de San Juan, Argentina hoy

Santiago Cafiero el chupetín del año «Cristina es una Vice presidenta excepcional»

Se mostró con la miseria chupamedista hacia Cristina K


Por Mariana Dahbar

Chupamedias a más no poder, Santiago, con Cristina Fernández

Se levanta a las siete de la mañana, revisa el celular, prepara el desayuno para la familia y comienza el día. Siempre sabe cómo arranca pero nunca cómo y dónde termina.

El jueves 6 de agosto inició su agenda a las 10 con el lanzamiento del programa “Potenciar Acompañamiento” en la casa Vientos de Libertad, ubicada en General Rodríguez. Se trata de un programa destinado a ayudar a los jóvenes con consumos problemáticos que están atravesando la última etapa de un proceso de acompañamiento.

Con veinte minutos de demora, Cafiero llegó al lugar. Previo al acto lo recorrió y se interiorizó de su funcionamiento y de sus necesidades.

Al finalizar el lanzamiento, se dedicó a atender a los medios que estaban presentes y a sacarse fotos. Faltando 4 minutos para el mediodía, se subió al auto para continuar con la agenda pautada. En el trayecto hasta su despacho en la Casa Rosada estaba estipulado realizar la entrevista con Infobae. Pero un llamado del Presidente alteró todo. De General Rodríguez directo a Olivos.

infobae-image
Una vez todos sentados en el auto, Cafiero viajó solo junto a este medio y su chofer, mientras su vocero y el equipo de comunicación nos escoltaban desde otro vehículo. Luego de ponerse e invitarnos a ponernos alcohol en gel, el jefe de Gabinete respondió algunos mensajes por WhatsApp, habló por teléfono, y cuando nos dio luz verde comenzó la entrevista en pleno movimiento. Relajado y con una humildad no acostumbrada a verse en algunos políticos, durante 40 minutos habló de todo.

— ¿Cómo le cambió la vida ser jefe de Gabinete?

— En todo. Porque nosotros estábamos con Alberto trabajando por la unidad del peronismo en su momento, haciendo un trabajo más militante, y después todo se fue acelerando a partir de que Cristina hace ese anuncio en mayo y elige que el frente se una, elige acompañarlo a Alberto en la fórmula. Me parece que era toda una gestualidad y la verdad que funcionó, porque ganamos las elecciones. Fue un honor que Alberto me proponga para que lo acompañe en este cargo, y bueno… De vender libros a jefe de Gabinete.

Santiago Cafiero con Alberto en campaña
Santiago Cafiero con Alberto en campaña
— ¿Qué extraña de la librería?

— La tranquilidad. Estar rodeado de libros te genera cierta paz.

— Para los que no saben, ¿cuál es la función de un jefe de Gabinete?

— Es un cargo de coordinación del gabinete nacional. Y la aplicación del presupuesto fundamentalmente para cada uno de todos los Ministerios. El jefe de Gabinete va también asumiendo otras muchas responsabilidades, por ejemplo en este tiempo la parte de la administración de la pandemia. Hoy la “administración” de la pandemia terminó siendo rubricada por la Jefatura de Gabinete, todas las cosas que se abren, que se cierran, por dónde se avanza, cómo se avanza….

Santiago Cafiero trabajando en Olivos con el presidente Alberto Fernández.
Santiago Cafiero trabajando en Olivos con el presidente Alberto Fernández.
— Por sus manos pasan todas las firmas. ¿Qué es lo que más le costó firmar?

— Los DNU. Los Decretos de Necesidad y Urgencia que han implementado todas las medidas de cuidado que hemos hecho en todo este camino desde el 19 de marzo hasta acá.

— ¿Cómo está preparado siempre para poder firmar a cualquier hora y en cualquier lugar?

— A donde voy me acompaña siempre mi notebook con el token (una especie de pen drive encriptado) junto a un módem inalámbrico para poder firmar siempre en cualquier momento, las 24 horas. Pero el detalle a destacar es que lejos de llevarlo en un atache o bolso común, todos se sorprenden porque lo transporto en una bolsa ecológica común de hacer las compras, de color crema… (Risas).

En el ingreso a Diputados donde realizó su informe mensual, Cafiero desciende del auto con su bolsa con la notebook y el token, el sistema que permite la firma digital en todo momento y que tiene siempre a mano.
En el ingreso a Diputados donde realizó su informe mensual, Cafiero desciende del auto con su bolsa con la notebook y el token, el sistema que permite la firma digital en todo momento y que tiene siempre a mano.
— ¿Imagina que muchos quisieran ocupar su puesto hoy?

— Sí, bueno, calculo que sí. Hay un anhelo de todo el que milita políticamente y que quiere tener un momento de reconocimiento cuando se lo ofrecen y después es un sacrificio importante que uno hace con mucho gusto porque en definitiva yo creo en esto, yo creo en la política, creo en nuestro gobierno, creo en Alberto, creo en Cristina. Creo que lo que estamos haciendo es realmente muy relevante. Creo que estamos salvando vidas en este momento. Y que después vendrán otros momentos y otros desafíos. El militante no pone excusas, el militante actúa. Y yo me considero un militante.


— ¿Cómo ve el aumento de los casos de Covid?

— Muy probablemente siga habiendo casos porque el virus está ahí, la pandemia no pasó en Argentina. Nosotros a veces tendemos, los argentinos, a naturalizar ciertas cosas pero lo cierto es que la pandemia no pasó. Ni acá ni en el mundo pasó. Hay países que tienen sistemas de salud que supuestamente son mucho más robustos, más tecnológicos que los nuestros, el virus los ha puesto de rodillas de todos modos. En términos de salud. A algunos robustos económicamente también les ha golpeado la economía. Es una pandemia que sabemos cómo empezó pero no sabemos cómo termina.

— Hablando de economía, ¿se siente más aliviado ahora luego de haber acordado con el Fondo?

— Los argentinos, Argentina me parece… Yo creo que ahí lo que tenemos que tener en cuenta es que con la determinación del presidente y un trabajo técnico impecable del ministro Guzmán hemos logrado un ahorro significativo para los argentinos y las argentinas. Ese dinero que Macri se había comprometido a pagar lo íbamos a pagar todos nosotros. Todos nosotros y nuestros hijos y hasta nuestros nietos si pensamos en ese bono a 100 años que habían hecho. Fueron cuatro años muy penosos en ese sentido. Muy penosos. Todavía no tenemos dimensión del daño que hizo Macri a la Argentina. Lo sentimos, lo intuimos, lo padecemos diariamente, pero todavía no cobramos real dimensión del daño que hizo Macri a nuestro país.

— ¿Qué opina del viaje del ex presidente a Europa?

— Macri está en todo su derecho de viajar y hacer lo que quiera. Lo hacía cuando era presidente, imaginate ahora que no tiene ninguna responsabilidad institucional.

— ¿Cómo ve hoy el rol de Macri en la política?

— Yo veo que Macri está muy alejado de lo que está sucediendo en nuestro país. Muy alejado. No por la distancia, yo creo que se ha alejado porque no conoce, porque no sabe lo que está pasando, no sabe lo que es padecer, no sabe lo que es la angustia de quienes hoy dirigen hospitales o instituciones médicas al ver cómo se les van ocupando las camas. Tener que acceder a respiradores. Yo creo ante el impacto de la pandemia que Macri no tiene idea de lo que está pasando acá. Que se haya ido o no se haya ido para mí es irrelevante. Macri no sabe lo que es la angustia, no tiene idea de lo que está pasando en el país.


— ¿Existe hoy una oposición y es Juntos por el Cambio?

— Me parece, sí, que obviamente hay una oposición. Yo soy de otro espacio político, probablemente vendrán tiempos donde estemos enfrentados nuevamente desde el punto de vista electoral. Ahora, yo no te podría decir que Horacio Rodríguez Larreta es alguien que no se está ocupando. Como tampoco los gobernadores de su ideología.

— ¿Quién considera que hoy es el verdadero líder de ese espacio?

— Calculo que lo tendrán que definir entre sus integrantes… Hoy me parece que Larreta tiene mucho más conocimiento concreto de cómo está la Argentina.

— ¿Se lleva bien con Larreta?

— No, no es que me llevo bien. No tengo una buena relación con Horacio. Pero tengo una relación cordial de trabajo.

Santiago Cafiero, Sergio Massa y Máximo Kirchner en Diputados, reunidos el 30 de julio.
Santiago Cafiero, Sergio Massa y Máximo Kirchner en Diputados, reunidos el 30 de julio.
— ¿Cuándo llegó a su despacho en la Rosada qué fue lo que más le sorprendió encontrar?

— Hablar de banalidades de la oficina no tiene sentido. Me sorprendió la cantidad de deudas. Dejaron 33.000 millones de pesos, 33.000 millones de pesos de deudas en obra pública por ejemplo.

— ¿Qué pasaría si un día viene el Presidente y le dice que ya no lo necesitan más en su cargo?

— Yo soy parte de un proyecto político, los que lideran el proyecto político van tomando esas decisiones según una mirada estratégica, según qué perfiles se van necesitando para cada lugar. Yo si el día de mañana mi perfil o lo que yo expreso, mi compromiso de trabajo, no es el adecuado yo no tendría ningún problema en dar un paso al costado y avanzar. Pero voy a seguir militando por este proyecto, aunque sea desde la librería.

En el despacho, con una foto detrás de Perón con su abuelo Antonio Cafiero, gobernador bonaerense y ministro de Perón. Su padre, Juan pablo, hijo de Antonio, tiene de padrino al mismísmo Juan Domingo Perón.
En el despacho, con una foto detrás de Perón con su abuelo Antonio Cafiero, gobernador bonaerense y ministro de Perón. Su padre, Juan pablo, hijo de Antonio, tiene de padrino al mismísmo Juan Domingo Perón.
— ¿Qué opina de las críticas en torno a la reforma judicial?

— Que era necesaria. La reforma judicial es necesaria. Y nosotros estamos tomando el camino que dijimos que íbamos a tomar que es no avanzar en una reforma judicial que no sea una mayor accesibilidad a la Justicia, que no sea romper con ciertos privilegios. Nosotros queremos eso, buscamos eso. Y fundamentalmente que no sea una decisión unilateral del Poder Ejecutivo. Por eso lo que hicimos fue perfeccionar un proyecto y mandarlo a la Cámara. Que el Congreso dé el debate que tenga que dar. Pero que haya un debate. Acá la oposición se opuso antes de leer el proyecto. Antes que nosotros lo enviemos, antes que lo hayan leído ya habían dicho que iban a votar en contra. Bueno, esa no es la Argentina que estamos necesitando. Acá la oposición anticipó su voto negativo antes de leer el proyecto. Acá la oposición anticipó su voto negativo antes de leer el proyecto.

— La oposición asegura que si Macri estuviera gobernando en esta pandemia ustedes no hubieran sido una oposición tan buena como ellos.

— No, no sé si son buenos o malos. No lo sé… Yo estoy seguro de que si Macri estuviera gobernando la Argentina estaría con muchísimos más problemas. Macri generó una crisis en estos cuatro años que le tocó gobernar y acá lo que se ha montado es una crisis de la pandemia sobre la crisis que había generado Macri. Y eso es lo que tenemos que resolver nosotros, no creo que Macri haya tenido ningún tipo de atributo, me cuesta entender cuál puede ser el atributo de Macri para gestionar en estos momentos. Alguien que subestimó el tema del coronavirus hasta hace unos meses.

— ¿Cuál es su relación con Cristina Fernández de Kirchner?

— Mi relación con Cristina es una relación cordial.

— ¿Lo llama por teléfono?

— No, ella tiene una relación con el Presidente. La vicepresidenta se contacta con el presidente y los ministros estamos a disposición porque somos parte de un elenco de gobierno. El elenco de gobierno estamos a disposición de la vicepresidenta como también estamos a disposición del presidente de la Cámara de Diputados, el presidente del bloque, los presidentes de los bloques.

— ¿Qué es lo que más destaca de la vicepresidenta?

— Lo que Cristina le agrega naturalmente es excepcional. Ella es una vicepresidenta excepcional. Lo es. No solo lo digo yo porque soy partidario, en su calidad humana o en su calidad de dirigente es excepcional porque ella fue ocho años presidenta de la Nación. Entonces conoce, sabe, tiene una opinión formada sobre todos los temas. Pero eso lejos de poner en crisis como algunos medios a veces plantean, lo que hace es enriquecer nuestro espacio, es enriquecer la toma de decisiones que hace el presidente. Enriquece la toma de decisiones que hace el presidente, las opiniones que consensúa o los intercambios que tiene con la vicepresidenta. Eso nos enriquece a nosotros. Enriquece a este gobierno. Le permite tener miradas distintas. Cristina es una vicepresidenta excepcional.

— ¿Pero nunca lo llamó para decirle nada?

— No, nunca. Nunca. Estuvo muy cálida conmigo cuando hice mi primer informe de gestión en el Senado. Se acordaba de mi abuelo. Ella fue compañera de bancada de mi abuelo Antonio. Y fue muy cálida. Tomamos un café, conversamos un rato y después fuimos a la sesión. Y la verdad que, mirá, no te lo voy a negar, estaba bastante nervioso. Era el primer informe. Era toda una escenografía muy apocalíptica por todo el tema de la pandemia, entonces todos con barbijos, pantallas. Era como muy utópico todo ¿no? Y la verdad que ella fue muy cálida. Me tranquilizó, me dio palabras de aliento. Yo no podría decir otra cosa de Cristina, sinceramente.

Cristina es una vicepresidenta excepcional
— Vuelve el fútbol. ¿Hay dificultades para cumplir con los protocolos?

— No, mirá, los testeos como en cualquier otra actividad los tiene que proveer el que define reanudar la actividad. Cada protocolo se ajusta a lo que plantean y a las necesidades que esa actividad requiere. Entonces lo que nosotros planteamos es en este caso la reanudación de los entrenamientos, seamos como más justos porque si no vamos a generar una expectativa que no es. Son los entrenamientos. La Asociación del Fútbol Argentino trajo un protocolo que nosotros aprobamos, previo a ello corregimos algunas cosas, al Ministerio de Salud le parecía que estaba bien, que era correcto, y así se avanzó. Ahora, quienes deben cumplir esos protocolos son las autoridades. Es como que, no sé… Toyota… o las peluquerías… que nos trajeron protocolos como para poder reanudar la actividad, que después me digan ‘bueno, pero no los podemos cumplir’. Entonces decís ‘bueno, no me hubiesen traído esos protocolos’.

El primer día de la cuarentena en el despacho de Santiago, saludandose con Cecilia Todesca en la Casa Rosada, cuando aún no se había impuesto el saludo con el codo.
El primer día de la cuarentena en el despacho de Santiago, saludandose con Cecilia Todesca en la Casa Rosada, cuando aún no se había impuesto el saludo con el codo.
— ¿Creció la inseguridad en estos últimos días o solo es una sensación?

— No, a ver, nosotros, desde ya que nosotros el 19 de marzo hicimos un aislamiento social, preventivo y obligatorio y fue duro. Muy duro. Obviamente que ahí era mucho, no había prácticamente tránsito, no había gente en la calle. Entonces naturalmente que después todas las reaperturas programadas que se fueron haciendo, que fueron más pausadas en el tiempo, cuando se fueron abriendo algunas actividades, todo ello hizo que cada vez los espacios, los comercios, se hayan cargado más de gente. Claramente si uno toma de marzo para acá y sí, han aumentado los casos de delitos, lógicamente porque hay mucha más gente en la calle, se han reanudado las actividades, se ha incrementado también la circulación, el tránsito.

— ¿Cuál es su pronóstico sobre lo que estamos viviendo?

— Que el coronavirus va a pasar. El coronavirus va a pasar en el mundo, en Argentina. Va a pasar. Nosotros vamos a tener ahí la posibilidad de pensar entonces la Argentina que queremos, instrumentar, construir la Argentina que queremos. Ahora, estamos en ese tránsito de recuperación.

Estamos en un momento muy duro, que nosotros lo reconocemos y lo sabemos. Ahora todavía falta. Les pido que tengan fe
— ¿En cuánto tiempo estima que se logrará esa recuperación?

— No sé, tiempo no te puede decir nadie. Lo que sí te puedo decir es que nosotros vamos a seguir cuidando la salud de los argentinos y argentinas. Porque esto va a pasar, el coronavirus va a pasar, y lo que tenemos que hacer es haber logrado y haber aliviado este tránsito que fue muy duro.

— Qué mensaje te gustaría dejar a la gente que hoy está angustiada, tratando de poder llegar a fin de mes.

— Un mensaje de esperanza. Este es un gobierno que cree en el mercado interno. Un gobierno que cree en la producción nacional, en la generación de empleo en nuestro país. Le diría que hoy estamos en un momento muy duro, que nosotros lo reconocemos y lo sabemos. Ahora todavía falta. Les pido que tengan fe. Que tienen acá un gobierno en que creer. Que no los va a dejar abandonados a su suerte y que va a seguir trabajando como lo venimos haciendo. Vamos a salir adelante. Les pido que tengan fe. Que tienen acá un gobierno en que creer. ¡¡Vamos a salir adelante!!

Luego de almorzar en Olivos, a las 15.30 Cafiero regresó a la Rosada donde continuó con su reprogramada agenda: llamadas con gobernadores, recibió al artista Daniel Santoro que le prestó un cuadro muy lindo para lucir en su despacho, y como cierre del día, a las 20 volvió otra vez a Olivos para repasar la agenda del día siguiente y revisar dos anuncios junto con Wado de Pedro y María Eugenia Bielsa. A las 22 finalizó su jornada laboral y partió a su casa donde lo esperaban para cenar.

Santiago Cafiero recibió al artista Daniel Santoro que le prestó un cuadro para lucir en su despacho.
Santiago Cafiero recibió al artista Daniel Santoro que le prestó un cuadro para lucir en su despacho.
Santiago Cafiero: Íntimo

— ¿Qué es lo primero que hace cuando se despierta?

— Agarro el teléfono, miro, empiezo a ver la prensa. Empiezo, bueno, primero reviso el WhatsApp a ver si tengo algún mensaje del jefe, que se levanta más temprano que yo, así que a veces tengo algún mensaje. Miro los portales de los medios y después preparo el desayuno en mi casa.

— ¿Cuál es el mensaje que no puede dejar de atender?

— Tengo prioritarios.

— ¿Cuáles son?

— Prioritarios tengo a Alberto y a mi mujer, y ahora también a mi hijo mayor que tiene celular. En el WhatsApp que tengo solo podés pinchar tres prioritarios, que son los que siempre están arriba.

— ¿Usted esta en una reunión, lo llama Alberto y corta todo?

— Sí, es el presidente.

— ¿El poder es adictivo?

— Sí, claro. Muchas cosas. Me tuve que adaptar al cargo. Tuve que obviamente estudiar, estudiar mucho. Todo el día estoy generando o asimilando nuevos conocimientos. Pero lo hago con mucha responsabilidad y con mucho compromiso. Y el militante tiene ese cuero.

2017- Santiago cocinando en su Unidad Básica Justicia Social en La Cava en San Isidro donde milita, y fue concejal 2009-2013.
2017- Santiago cocinando en su Unidad Básica Justicia Social en La Cava en San Isidro donde milita, y fue concejal 2009-2013.
— ¿A qué le costó adaptarse más?

— Tuve que comprar todo. Inclusive me tuve que comprar trajes. Guillo tampoco se vestía así (el chofer que lo acompaña desde que asumió la jefatura de gabinete)… Claramente que en la librería no atendía así.

— ¿Cuándo descansa?

— Trato de descansar los domingos, de tenerlos bastante liberados. No siempre lo logro porque la Argentina hace que tengamos que tener un trabajo muy fuerte, muy cotidiano, de mucha carga. Pero lo hago con gusto.

— ¿Usted es el mejor jugador de fútbol en el equipo del presidente?

— Sí, no sé. No tan bueno. Guzmán es mejor. Guzmán juega bien. Ah, pero yo soy el goleador eh.

— ¿Y quién es el arquero?

— Alberto.

— ¿Ataja bien?

— Sí, ataja muy bien.

— A usted le pusieron el rótulo de ser el galán del Gobierno, ¿cómo maneja ese tema su esposa?

— (Risas) Se divierte. Se divierte.

— ¿No es celosa?

— No, nos divertimos nosotros con eso. No pasa nada. Nos divertimos. Muchas veces ella me manda cosas, me manda comentarios de redes sociales y eso. No, no, nos divertimos. No pasa nada.

— ¿Con el Presidente se llevan bien, son amigos?

— Me llevo bien. Me llevo bien. Es mi jefe. Me llevo bien. Es como cuando te llevás bien con tu jefe. O sea, es tu jefe pero te llevás bien.

INFOBAE

Comments

comments