FM Cosmos

Últimas noticias de San Juan, Argentina hoy

Ante la avanzada del Gobierno, Juntos por el Cambio endurece su postura y se aleja la posibilidad de modificar la fecha de las PASO

Las frases que pronunció el ministro de SaludGinés González García, cayeron muy mal en Juntos por el Cambio. Fueron dos y estuvieron disociadas una de la otra. “Si todo va bien, en agosto o septiembre tendremos vacunados a todos los argentinos”, explicó el ministro, aclarando que serían todos los mayores de 18 años. La noticia era buena en el plano sanitario, pero después sobrevino una opinión con esquirlas políticas.

En referencia a la realización de las PASO, una discusión que comenzó en diciembre y en la que está inmerso todo el arco político, el funcionario sostuvo: “No están dadas las condiciones para votar en agosto”. La lectura en la oposición fue inmediata. Hubo una contradicción en su expresión. Y detrás se esas palabras se esconde la voluntad real del Gobierno: postergar las elecciones primarias todo lo que se pueda.

El viceministro de Salud bonaerense, Nicolás Kreplak, se sumó a la postura de González García. “Desde lo epidemiológico preferiría que no fueran en agosto”, indicó. De todas formas, dejó en claro que no apoya una posible suspensión de las primarias. “Posponer las elecciones para más adelante puede ser una opción; suspender, de ninguna manera”, afirmó.

En Juntos por el Cambio cayeron muy mal las declaraciones del minsitro de Salud, Ginés González García (REUTERS/Matias Baglietto)En Juntos por el Cambio cayeron muy mal las declaraciones del minsitro de Salud, Ginés González García (REUTERS/Matias Baglietto)

Los dos ministros de Salud dejaron en claro que en el invierno el sistema sanitario puede volver a tensarse debido a un posible aumento de casos de coronavirus. Dependerá, en gran medida, de la cantidad de vacunados. Ambos creen que lo mejor sería postergar las PASO para septiembre, cuando llega la primavera. “Cualquier actividad que signifique movilización masiva de gente, es un riesgo”, explicó González García.

¿Si la mayoría de la gente va a estar vacunada para agosto, por qué no se puede llevar adelante la elección en la fecha estipulada? La pregunta se convirtió en una nueva bandera política de la oposición, que ahora cree que el Gobierno está jugando sus cartas y que solo le interesa salir beneficiado en las urnas. “No quieren que se vote. Están buscando cualquier pretexto para pasar las elecciones”, exclamó un dirigente del PRO metido en la discusión.

El Gobierno quiere que las elecciones sean lo más lejos posible, por eso se abrazó a la idea de la postergación como el camino más viable para encontrar un consenso político con los diferentes sectores de la oposición. Creen que podrán mostrar una recuperación económica más clara y con reflejos en la actividad comercial, y que el plan de vacunación estará muy avanzado. En definitiva, les permitirá mostrar buenas noticias antes de que los argentinos acudan a las urnas.

Cristian Ritondo (PRO), Mario Negri (UCR) y Juan Manuel López (Coalición Cívica), tres de los legisladores más importantes de Juntos por el Cambio Cristian Ritondo (PRO), Mario Negri (UCR) y Juan Manuel López (Coalición Cívica), tres de los legisladores más importantes de Juntos por el Cambio

Desde un principio en Juntos por el Cambio consideraron que no era una opción suspender las PASO, como habían pedido la mayoría de los gobernadores del país a principio de diciembre. Cambiar las reglas de juego el mismo año en que se llevan adelante las elecciones no es una posibilidad, repiten con frecuencia en la coalición.

La postura se flexibilizó luego de que el presidente Alberto Fernández, junto a los principales dirigentes del Frente de Todos, evaluará tres posibilidades para modificar el cronograma electoral. El peronismo puso sobre la mesa un formato similar al de la Ley de Lemas, en el que se votarían las PASO y las elecciones generales el mismo día; también evaluó la suspensión de las PASO y, como tercera opción, la postergación de las dos elecciones por un mes: las primarias y las generales.

Un puñado de días después en Juntos por el Cambio dejaron entrever la posibilidad de acercar posiciones con el oficialismo y discutir la postergación de las PASO. Era la única opción que avalaban como posible. Las otras dos fueron rechazadas de plano. Al Gobierno le cerraba la misma idea y, además, tanto el Presidente como los principales ministros, habían aclarado que la medida que se tomara tenía que ser a través de un consenso con la oposición.

El Gobierno pretende postergar las PASO por un mes (REUTERS/Agustin Marcarian)El Gobierno pretende postergar las PASO por un mes (REUTERS/Agustin Marcarian)

Ambos espacios parecían caminar hacia un punto de encuentro. Aún sin negociaciones firmes. Ese camino se interrumpió esta semana con las frases del ministro de Salud, que desataron los reproches opositores y generaron un endurecimiento de la posición inicial. Si había un pequeño margen para negociar una postergación, la opinión de González García lo achicó a la mínima expresión.

“Ginés hizo retobar a Cambiemos, que miraba con cariño la postergación de las PASO a septiembre. Fue muy torpe su movimiento”, reflexionó una voz opositora que siguió de cerca las discusiones internas de la oposición para mantener una postura común. Un par de semanas atrás los gobernadores Gerardo Morales (Jujuy) y Gustavo Valdés (Corrientes) le habían propuesto a los dirigentes de Juntos por el Cambio que vuelvan a evaluar la posibilidad de suspender las PASO. La respuesta fue contundente: no.

En la coalición opositora varios dirigentes resaltan que el Gobierno perdió credibilidad en la discusión por las PASO y que desde que comenzó el debate sobre las elecciones nunca hubo un llamado formal del ministro del Interior, Eduardo “Wado” De Pedro, a las fuerzas políticas con el fin de negociar un acuerdo real. “Nunca se comunicaron con nosotros”, explicó a Infobae un dirigente de la mesa chica opositora.

El Gobierno pretende que las elecciones primarias se posterguen por un mes El Gobierno pretende que las elecciones primarias se posterguen por un mes

En el Ministerio del Interior se mantienen en la misma postura de siempre. “El cronograma electoral está más vigente que nunca”, indicaron ante la consulta de este medio. El kirchnerismo tiene una posición clara: se postergan o se mantienen, pero no se suspenden. Los gobernadores, principales impulsores de la suspensión, tienen en claro que esa idea no corre y también apuestan a una postergación. Lo que resta es entablar una negociación concreta.

“Ginés desnudó que el peronismo no quiere que se vote. Es evidente que no quieren que haya PASO”, aseguraron en la Juntos por el Cambio, donde también reclaman que haya interlocutores válidos por parte del oficialismo, porque los canales están cortados. El último en hablar sobre el tema con un dirigente oficialista fue el diputado radical Mario Negri, que tuvo un diálogo en el Congreso con Máximo Kirchner.

La discusión aún no está resuelta. Si el Gobierno tiene la voluntad real de postergar las PASO, tendrá que empezar a negociar con la oposición un acuerdo en el corto plazo. Sin el aval de Juntos por el Cambio, cualquier cambio en el cronograma electoral parecerá una decisión autoritaria. El gran problema que afronta el oficialismo es que el principal frente opositor desconfía de su buena voluntad para discutir el calendario de elecciones. Si no hay acuerdo, las PASO se realizarán en el día y la fecha pautada.

Comments

comments