FM Cosmos

Últimas noticias de San Juan, Argentina hoy

El implante coclear: una puerta a la vida plena

El Día Internacional del implante coclear se celebra el 25 de febrero en conmemoración a la primera cirugía realizada en 1957.

En el Hospital de alta complejidad Dr. Guillermo Rawson, el equipo del Servicio de Otorrinolaringología y la Sección Fonoaudiología trabajan desde hace varios años con este tipo de dispositivos, con el objetivo de ayudar a las personas con discapacidad auditiva.

El año 2020 fue un año atípico, atravesado por la pandemia COVID-19, lo cual afectó los operativos de implantes en muchos lugares del país, sin embargo, la buena situación sanitaria de San Juan permitió un trabajo casi normal, gracias al cual se colocaron 8 implantes cocleares, 5 a niños pertenecientes al Programa Nacional de Detección y atención de las Hipoacusias, a través del cual se lleva a cabo la detección, equipamiento y tratamiento de las hipoacusias en niños. Los 3 restantes fueron colocados a adultos post linguales, que ya estaban recibiendo estimulación con audífonos.

Para la detección también es fundamental el trabajo del Consultorio de Hipoacusias, que permite una resolución rápida de problemas y lograr un diagnóstico temprano para poder conducir a tiempo al paciente hacia un implante coclear.

El Consultorio de Hipoacusias funciona los días lunes en consultorios externos del Hospital Rawson desde las 08.30 con turnos específicos y separados del turno normal de ORL.

 

¿Qué es un implante coclear?

Consiste en la colocación de un receptor o implante (que se aloja en el interior de la cóclea del paciente) y un transmisor externo o procesador. El receptor se emplea para reemplazar las funciones afectadas del oído interno estimulando eléctricamente, casi en forma directa, al nervio auditivo. El procesador es el encargado de captar los sonidos ambiente y luego, por medio de un enlace de radiofrecuencia, enviarlos al implante ubicado en el interior de la cóclea. Luego de la colocación se realiza el encendido de la prótesis, adaptándola a los niveles demandados por el paciente y hasta lograr la audición del amplio espectro de los sonidos.

 

¿Quiénes son candidatos a un implante coclear?

Los implantes cocleares les otorgan a las personas de todas las edades, (aunque en niños las posibilidades de mejor adaptación al lenguaje se logran en edades tempranas) con hipoacusia moderada a profunda, acceso a un sonido de mayor calidad y más preciso.

En general, puede considerar los implantes cocleares para personas que:

  • Tienen una hipoacusia neurosensorial moderada a profunda en uno o los dos oídos.
  • Obtienen un beneficio limitado de un audífono, en especial, en situaciones de audición desafiantes como ruido de fondo o cuando se encuentran en un grupo grande.
  • Están motivadas para asistir a sesiones de programación, sesiones de rehabilitación aural y practicar la audición en comunicaciones diarias.
  • No tienen contraindicaciones médicas, como una incapacidad para tolerar la anestesia, una enfermedad grave o una afección crónica inestable.
  • Los niños de casi cualquier edad pueden beneficiarse de los implantes cocleares y no hay un límite de edad máximo para la implantación coclear.

El implante coclear ha producido un cambio positivo y trascendental en la recuperación de la hipoacusia profunda, pero es importante aclarar que la sola colocación del dispositivo no asegura el éxito del mismo, hay muchas variables que influyen, fundamentalmente la rehabilitación, en la cual el acompañamiento de los padres es primordial.

Es de vital importancia entender que los resultados dependen de:

  • La programación efectiva del implante coclear: el dispositivo requiere de ajustes periódicos, ya que en una primer instancia “encendido” los niveles a los que se programa el mismo son muy bajos, con la finalidad de no aturdir al paciente, por lo tanto a medida que la audición se va adecuando a esta nueva estimulación los niveles del dispositivo deben ir aumentando y modificándose de acuerdo a las necesidades del usuario.
  • La Edad de implantación: a nivel auditivo se deben separar a los pacientes en pacientes con hipoacusia PRELINGUAL; es decir aquellos que poseen una disminución de la audición y aún no han desarrollado lenguaje este grupo incluiría a pacientes sordos de nacimiento. Y los pacientes POSTLINGUALES, aquellos que han sufrido una hipoacusia luego de la adquisición del lenguaje. Además se debe entender que todos tenemos lo que denominamos plasticidad neuronal y que no es lo mismo estar privados del sentido de la audición unos pocos meses a unos muchos años. Mientras más años pasen sin la estimulación auditiva adecuada, más difícil será alcanzar el éxito.
  • Expectativas realistas: es importante que la familia conozca las limitaciones y los éxitos que puede llegar a alcanzar el paciente hipoacúsico, ya que algunos pacientes presentan otras discapacidades asociadas y es necesario estar preparados para afrontar las limitaciones que puedan llegar a presentarse.
  • Información y conocimiento sobre la prótesis y sobre la hipoacusia, conocer cómo funciona el dispositivo, como se utiliza, para que sirve, conocer el tipo y grado de hipoacusia lleva a comprometerse y entender en profundidad la discapacidad propia o de nuestro familiar.
  • Motivación: es importante entender que una vez colocado el implante es solo el comienzo de un hermoso pero largo camino, que no siempre va a ser fácil pero si muy enriquecedor.
  • Habilitación y rehabilitación, la importancia de entender que la colocación de un implante coclear y el éxito del mismo no depende solo de la cirugía, sino de la habilitación y rehabilitación de la audición es VITAL.

Un niño que nunca escuchó es insertado de golpe a un mundo sonoro que desconoce por completo, no sabe cómo suena su nombre, no reconoce la voz de su mamá ni la de su papá, no sabe cómo suena una ambulancia, ni tampoco un sonajero, por lo tanto es necesario HABILITARLO, darle las herramientas necesarias para que comience a entender que está escuchando, darle significado a eso que escucha y así poder ir desarrollando el lenguaje.

Un adulto que dejó de escuchar es probable que no recuerde cómo suena el timbre, o el viento, y hasta su propia voz, es fundamental que se lo REHABILITE, para que pueda volver a encontrarse con lo que alguna vez escuchó.

Para esto la implicación y el compromiso de la familia es fundamental, la habilitación y la rehabilitación auditiva, están centradas en la familia. Las sesiones que cada paciente puede tomar son insuficientes comparadas a la implicancia de la familia.

Es preciso que padres, abuelos, hermanos, etc., se empapen en lo que el paciente con implante necesita, para poder ayudarlo y sacar el mayor beneficio de la prótesis auditiva.

Comments

comments