FM Cosmos

Últimas noticias de San Juan, Argentina hoy

La Hiper Inflación Argentina no para

Comienza junio con alta inflación y pérdida del poder adquisitivo

La combinación letal de la alta inflación y caída del poder adquisitivo destruye al país en toda su expresión en bolsillos argentinos.

La inflación se dispara y la pérdida del poder adquisitivo se nota mucho en medio de la ineficacia gubernamental.

Tal vez no sea ineficacia, es que nuestra política es, sin más, restrictiva y no le permite conseguir dinero de moneda extranjera, pero tampoco es proteccionista.

La inflación

Desde antes de asumir Fernández la inflación era alta, la perdida del poder adquisitivo se venía notando.

Lo cierto es que, en la agenda del Gobierno saliente en el 2019, se le dio prioridad a una especie de «conversación-consenso» con lo que luego vendría, y el dólar se disparó.

El dólar disparado y los precios, se empezaron a complicar en un cuadro que termina en desinversión. Para enero del 2020 ya muchos empresarios hicieron las maletas.

Ya exterminada la eliminación del IVA en alimentos de primera necesidad, otra pérdida del poder adquisitivo se consumó.

Y fue la vieja fórmula del kircnerismo, más retenciones y cepo cambiario, un cambio a los productores con un dólar más desventajoso, lo que produjo desconfianza y la caída de empleos.

La pandemia es otra historia, donde esos factores negativos se comenzarían a acelerar con más gastos del estado, con la excusa de «quedate en casa».

Lo cierto es que los pequeños y los medianos, a la quiebra. Los subsidios son solo limosnas en medio del desastre consumado y la mayor dependencia del estado que históricamente gasta más que lo que debe.

Todo tiene un origen. Las empresas privatizadas en los 90′ las vendieron por precios viles y hoy se habla de los peronistas que las quieren nacionalizar, es decir NAZIONALIZAR para su capital, no para el estado ¿se entiende la maniobra?

Es decir, somo más improductivos como Estado-Nación y gastamos más como población (del estado) pero de bajar impuestas: Minga.

La inflación es una de las peores del mundo en Argentina

Turquía la pasó mal con la lira turca que se devaluó, pero Erdogan las finanzas arregló y retomó la confianza.

Ese, es solo un ejemplo de un país que se agiornó a los mandatos del Fondo Monetario y la UE. Con el claro propósito de mejorar la vida en su nación.

Lo cierto es que en todo el contexto mundial nadie, solo ARGENTINA y Venezuela con dos aliados más, son los que viven devaluados, pero los gobierno no son los únicos causantes o eso es la enfermedad que proviene de la metástasis (falta de confianza) con modelos que son un fracaso, comprobado está, empobrecedores y feudales negocios para sus amigos políticos (decir que es otro sistema, es mentir, solo es capitalismo feudal y amiguista).

La inflación al empezar junio

En el primer día de junio, diversos analistas han advertido por el rumbo de una inflación piso sumamente elevada, a pesar de las diversas medidas adoptadas, lo que sigue provocando una caída del poder adquisitivo de los salarios.

En principio, la inflación de mayo se ubicó entre 3,7 y 3,9 por ciento, levemente por debajo del 4,1 por ciento observado en abril, pero en el comienzo de este mes se vuelve a ver mayor presión sobre los precios de los alimentos, especialmente la carne.

Medidas contra la inflación son una pavada

A la elevada incidencia de ese alimento en la canasta básica hay que sumarle la presión de otros sectores que en los últimos días muestran tendencia alcista, como los lácteos y el pan.

Como si fuera poco, este mes ya está vigente el ajuste acotado del seis por ciento en las tarifas de energía y no se descarta que hacia fin de mes pudiera concretarse otro aumento en el precio de los combustibles.

En estas últimas horas, diversos economistas advirtieron que «nadie está pensando» en que el 29 por ciento de inflación planteado por el Presupuesto se cumplirá este año, mientras destacaron la necesidad de que se incrementen las exportaciones.

El economista Juan Carlos de Pablo sostuvo que la meta de inflación del 29 por ciento estipulada para este año «nació muerta» y subrayó que ninguna persona en el país tomó decisiones sobre ese número.

«Ni el ministro (de Economía) Martín Guzmán lo cita (al número). Nadie está pensando que va a ser así», consideró y evaluó que ello impactó también en las negociaciones salariales, dado que hasta el momento se cerraron bajo la consigna «dame algo y después seguimos hablando».

De Pablo también se refirió a la política de precios puesta en marcha por la administración de Alberto Fernández y criticó a la Secretaría de Comercio Interior: «Intima a los productores a maximizar la producción como si los productores ganaran desabasteciendo».

«¿A quién se le ocurre eso? Si falta algún producto, pregúntate por qué no hay demanda, si falta un insumo importante», cuestionó en declaraciones radiales.

Asfixiando la presión tributaria y provocando caída del poder adquisitivo

Ecolatina tiene una proyección de inflación anual del 47%, muy por encima de la pauta del 29% establecida a fines del 2020 por el ministro de Economía, Martín Guzmán.

En los últimos meses especialistas y entidades advierten sobre la constante caída del poder adquisitivo y de los salarios, dentro de un proceso que se arrastra ya más de tres años.

En ese sentido, un informe difundido por el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf) enfatiza que el poder adquisitivo del salario de los trabajadores registró una pérdida equivalente a entre 3 y 7 sueldos en los últimos tres años.

“La mayor caída real, que surge al comparar las mejoras salariales con la inflación, se produjo «entre marzo de 2018 y el mismo mes del 2019», señaló el estudio.

El reporte del IARAF indicó que un trabajador «percibe hoy un salario que ha perdido entre un cuarto y un quinto de su valor real, comparado con tres años atrás».

«Un trabajador informal que en marzo último tenía un ingreso mensual de $30.000, debería recibir una compensación por única vez de $204.000 para recuperar el consumo perdido en los últimos tres años», advirtió el informe del IARAF.

Para recuperar la capacidad de consumo de marzo de 2018, el sueldo actual de un trabajador informal debería llegar a los $40.486, calculó el estudio.

El segundo sector más perjudicado fue el de los empleados públicos, con una pérdida de 4,7 salarios, que equivale al 13% de su capacidad de consumo durante los últimos tres años.

En la misma comparación el sector privado registrado perdió 3,6 salarios, lo que equivale al 10,3% de su capacidad de consumo en el trienio considerado.

La caída del peso frente a otras monedas es la pérdida del poder adquisitivo

El poder adquisitivo cae porque la moneda argentina cae…

La economía se basa en la confianza

La lógica devaluatoria no funciona

El tener una moneda devaluada o no sujeta a los vaivenes normales del mercado nos trajo acá.

Eso repercute en todas las cosas que Argentina no produce, es decir hay que traer y cuesta por encima de lo que el valor del dólar o el euro sale en cambio de pesos argentinos.

Un artículo que falta en la tecnología, cuesta mucho más si lo medimos en las monedas normales del mundo.

Para eso no tienen excusas, técnicamente es un estado saqueador. Con aliados saqueadores como MERCOSUR.

Por ejemplo ¿Qué es Mercosur? si traemos una artículo comprado en Brasil o Paraguay, en la aduano no te lo dejan pasar.

La lógica es que entre sin RESTRICCCIONES, para eso existe el MERCOSUR. Y no quedamos cortos, el Mercosur con sus líderes empresarios (de Brasil y Argentina) deberían plantearse la libertad absoluta del tránsito de productos entre todos los páises.

Además ¿Cuántas cosas son producidas en la Argentina y procesadas?

Aceptar la realidad es que nos debemos abrir a los mercados, empezando por el más cercano, lo que sí, el libre tránsito de personas es lo que habría que debatir.

El poder adquisitivo cae, porque los importadores son pocos, porque la competencia libre no existe en Argentina y la inflación es un show permanente, debido a restricciones de comercialización, burocracias y normas absurdas y protección ¿Para quién?

La inflación y la pérdida del poder adquisitivo, son parte de lo mismo:

Una economía feudal, basada en pocos que negocian con un dólar alto; una pérdida del poder adquisitivo porque hay más billetes del peso circulando y una impresión casi descontrolada, sumado a los negocios de los bancos que fueron estatales (hoy privados) pero de los amigos del poder y sin opciones válidas.

Los economista aún de la «oposición» promueven la inflación, porque creen en la devaluación como elemento competitivo.

En ese contexto es imposible pensar sin inflación y sin caída del poder adquisitivo seguir. Los salarios seguirán en picada, al menos que cambiemos de moneda, una sería tener una moneda del Mercosur, y esa a su vez (retomando libre comercio con la Unión Europea) e ingresando al MTC 2 (tratado con el central europeo donde la moneda fluctué en un valor del 15% abajo o arriba del Euro.

Comments

comments