26 septiembre, 2021

FM Cosmos

Últimas noticias de San Juan, Argentina hoy

Pasaporte autoritario del virus

La medida autoritaria en la Argentina explicada por Gómez Centurión, acerca del importado pasaporte autoritario del virus.

La medida autoritaria en la Argentina explicada por Gómez Centurión, acerca del importado pasaporte autoritario del virus.

Infame documento del virus

El gobernador y varios intendentes de la Provincia de Buenos Aires así como funcionarios de la Ciudad de Buenos Aires y de otras ciudades del país están implementando o proponiendo una documentación totalitaria y discriminadora llamada coloquialmente como PASAPORTE COVID.

Deseo exponer mis razones contra este infame documento. Lo que no implica, de ninguna manera, estar en contra de las vacunas, ni de la decisión de las personas de vacunarse. A lo que me opongo es al mecanismo de control social disfrazado de política sanitaria.

En Argentina lo que faltan son vacunas, por lo que exigir a la gente un certificado de una medicación que está en falta y que además sólo puede ser administrada por el Estado porque el gobierno prohíbe (también inconstitucionalmente) otra forma de adquisición, es criminal.

Incompetencia ante el virus

Más allá de la incompetencia y corrupción en la gestión de la compra, traslado, distribución y aplicación de vacunas, sin olvidarnos jamás de la vergüenza de los vacunatorios vip, la sola idea de la implementación de un pasaporte Covid es un agravio contra todas las libertades individuales. Un pasaporte sanitario, además de ser claramente discriminatorio, esconde perversos mecanismos de opresión, es inútil a los fines de la salud (como el resto de las medidas que demostraron su ineficacia este último año y medio) y sólo sirve para exponer el autoritarismo de quien lo propone.

Con el agravante de que de todas las variedades de vacunas que están circulando, ninguna muestra evidencia concreta de prevenir definitivamente el contagio. Tanto es así que, si su eficacia fuera total, el vacunado no tendría que estar pensando si se vacunaron los demás. De hecho, los funcionarios tampoco confían en su eficacia al insistir en mantener los mismos cuidados del año pasado con personas vacunadas, generando una pésima sensación de inseguridad respecto de la solución que hasta hace unos meses parecía el fin de la pandemia.

Ante esta paradoja nos dicen que las vacunas reducen la carga viral. Si esto es así y la vacuna protege de casos graves ¿Cuál es el miedo del vacunado a vivir normalmente en sociedad? ¿O es que esperamos que sea responsabilidad del Estado el que no nos enfermemos nunca más? Quienes tratan de justificar la vacunación compulsiva con productos parcialmente eficaces, deberían pensar que es una contradicción obligar a alguien a inocularse un producto cuya eficacia es parcial y aún está en vías de estudio. Es injustificable la imposición.

Autoritario y absurdo

Para los funcionarios lo importante es imponer reglas absurdas e inconstitucionales, así que se justifican tanto si la vacuna sirve como si no lo hace. La vía de la obligatoriedad es contradictoria, considerando que en Argentina la mayoría de la gente está demostrando querer darse la vacuna.

Además, también es cuestionable la necesidad de vacunar a personas que hayan tenido Covid, y lo mismo ocurre con los casos de jóvenes y niños que tienen un riesgo tan insignificante de complicaciones que es absurdo imponerles restricciones por no vacunarse.

¿Hasta dónde vamos a permitir que llegue la capacidad de control de los burócratas? Si ahora los vacunados pasan a tener privilegios, ¿Nos darán puntos por estar más sanos como hace la dictadura china con sus sistema de puntos? Los pasaportes sanitarios son un camino de ida. Y a todo esto: ¿Cuánto mejoró el sistema de salud, que fue la primera excusa para encerrarnos? Los hospitales de la provincia de Buenos Aires sólo han empeorado su condición, además de haber pasado a segundo plano toda la medicina preventiva. Claramente no les importa la salud.

La vía del respeto a la libertad siempre es el camino, si las vacunas prueban ser eficaces la vacunación tendrá adhesión. Si se las impone tiránicamente van a generar desconfianza y sospechas. Pero lo que no se puede esperar de estos políticos es que defiendan la libertad.

La Derecha Diario

Comments

comments