FM Cosmos

Últimas noticias de San Juan, Argentina hoy

Atucha III: acuerdo nuclear entre la Argentina y China criticado por expertos

Los expertos aseguran que el acuerdo nuclear de China con la Argentina tiene 5 puntos de inflexión.

Los expertos aseguran que el acuerdo nuclear de China con la Argentina tiene 5 puntos de inflexión.

La construcción de Atucha III: acuerdo de China y Argentina

La firma por la construcción de Atucha III sigue despertando objeciones. Un documento publicado por el IAE General Mosconi pide que el Gobierno dé más información sobre las cláusulas.

El acuerdo entre la Argentina y China por la construcción de Atucha III, la cuarta central nuclear en el país, sigue generando dudas y advertencias desde la comunidad científica nuclear.

En las últimas horas, el prestigioso Instituto Argentina de la Energía (IAE) “General Mosconi” publicó un informe en el que pone en duda una serie de puntos del acuerdo y critica al Gobierno por no “informar con precisión” sobre los estudios de factibilidad y el origen de los fondos.

Este documento se suma a la carta firmada por un grupo de exsecretarios de Energía la semana pasada en la que denuncian que “no se cumplieron con todos los actos necesarios” para llevar adelante la firma.

Contra la central nuclear china

Según figura en el escrito publicado en las últimas horas por el IAE General Mosconi, “este tema va a requerir una profunda revisión de los costos de instalación, operación, mantenimiento y disposición final de residuos atómicos”.

Como respuesta a estas críticas, José Luis Antúnez, presidente de Nucleoeléctrica Argentina -la empresa a cargo de la construcción y funcionamiento de las centrales nucleares en el país-, se defendió durante una entrevista con TN al explicar que la firma del acuerdo “no es una decisión apresurada ni tomada a la ligera”, al tiempo que reconoció que el proyecto “dejará una deuda, pero una central funcionando por más de 60 años”. La CNEA también se opuso a la crítica de los expertos.

Puntos críticos del Acuerdo con China

El documento publicado en las últimas horas por los principales especialistas y directivos del IAE “General Mosconi” expresa sus dudas sobre cinco puntos.

Cuál es el costo total del proyecto incluyendo el costo financiero y de dónde provendrán los fondos para financiar el 40% de la inversión total.
Cuánto deberá pagar el usuario, “considerando una tarifa suficiente que permita el repago del préstamo”.
Quién será el proveedor del uranio enriquecido o quién proveera los insumos en caso que se fabrique en la Argentina.
El reclamo ante la “ausencia de un estudio de factibilidad” técnica, económica, financiera, ambiental y de tarifas.
La “necesidad de que todas las acciones” se incluyan en un “plan energético nacional de larzo plazo”.
El convenio firmado entre la energética estatal Nucleoeléctrica y la Corporación Nuclear Nacional de China (CNNC) prevé la construcción en 8 años de un reactor de 1200 megavatios de uranio enriquecido.

Prevé una inversión de US$8300 millones y un préstamo chino con un repago en 20 años, que se empezará a pagar cuando la central entre en operaciones. Además habrá un período de gracia de 8 años, aunque donde se devengarán intereses, lo que podría aumentar la suma adeudada.

División del sector nuclear argentino

En términos generales toda la comunidad nuclear del país coincide en la importancia del desarrollo nuclear dado que es considerada una energía limpia capaz de colaborar en la descarbonización, el cuidado del medio ambiente y en el cumplimiento de los compromisos asumidos por la Argentina para disminuir la emisión de gases para 2050.

Pero, al mismo tiempo, existen fuertes divergencias en el desarrollo de grandes proyectos como el de Atucha III. La primera diferencia, y acaso la más importante, es sobre la cuestión económica. Los especialistas y críticos de este acuerdo aseguran que el costo total podría superar los US$12.000 millones y que los consumidores terminarán absorbiendo esta diferencia. El Gobierno nacional lo niega.

También entra en juego la llamada “soberanía energética” nacional. La Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), voceros del Ministerio de Economía y de la Secretaría de Energía se encargan de repetir que estas iniciativas “fortalecen la soberanía y la autonomía tecnológica nacional”. Los díscolos piden detalles de la ejecución para evitar obras “llave en mano” que no permitan un control cercano de los prestigiosos científicos argentinos.

Por último, entre otros puntos, el debate se posa en la necesidad de seguir construyendo grandes centrales nucleares o pensar en nuevas alternativas. Al respecto, Daniel Montamat y otros especialistas coincidieron días atrás ante TN que “el mundo ya no está comprando centrales nucleares de esta envergadura, sino que hay una tendencia al uso de unidades modulares más pequeñas”.

TN

Comments

comments