30 septiembre, 2022

FM Cosmos

Últimas noticias de San Juan, Argentina hoy

Seguimos trabajando, dicen en la Corte tras el intento kirchnerista de Gobierno

Seguimos trabajando, aseveran en la Corte. Tras los intentos kirchneristas del Gobierno Nacional de Fernández de mellar su independencia.

Seguimos trabajando, aseveran en la Corte. Tras los intentos kirchneristas del Gobierno Nacional de Fernández de mellar su independencia.

La Corte, de pie y en trabajo

«Seguimos trabajando». Las dos palabras fueron pronunciadas por lo bajo en varias de las oficinas clave de la Corte Suprema tras las nuevas críticas de Alberto Fernández en su discurso del martes en el Congreso. De ese modo, otra vez buscaron relativizar el nuevo capítulo que sumó la tensión entre la Casa Rosada y el Palacio de Justicia, donde sostienen que no habrá respuestas institucionales y cerca de uno de los supremos argumentan que tanto el Máximo Tribunal como el Ejecutivo están «en posición de debilidad».

«Algunos jueces dictaron medidas cautelares en favor de empresas prestatarias del servicio e impidieron la aplicación del decreto que declaraba servicios públicos a la telefonía celular, internet y la tv por cable», abrió Fernández este martes.

«A casi dos años de esas medidas, no se expiden sobre el diferendo ni los tribunales que la dictaron ni la Corte Suprema, que añeja la cuestión en algún armario. Esto que acabo de describir no es otra cosa que un acto de complicidad judicial con el poder económico”, disparó mientras la transmisión oficial acompañaba el discurso con un primer plano de Horacio Rosatti, Carlos Rosenkrantz, Juan Carlos Maqueda y Ricardo Lorenzetti, todos con una seriedad rígida e inmutable.

Incomodidad en el Gobierno kirchnerista

La situación dejó en evidencia que se trató de un momento de incomodidad y mayor exposición que la vez que recibieron al ministro de Justicia Martín Soria en el cuarto piso de Tribunales y a puertas cerradas. El tono de queja por parte del gobierno fue el mismo y cuatro fuentes cortesanas allegadas a los ministros coincidieron en quitarle dramatismo al asunto.

En una de las vocalías se limitaron a responder ante una consulta de PERFIL que la ofensiva presidencial no surte efectos negativos y que los ministros fueron, cumplieron con su labor institucional y ahora van a seguir trabajando. «Son gente grande», lanzaron mientras que cerca de otro de los ministros emblemáticos sostuvieron que «no hubo nada nuevo de lo que ya conocemos» y analizaron que tanto la propia Corte como el gobierno pelean desde la debilidad.

Clima en la Corte Suprema

Mientras la relación entre las cúpulas de ambos poderes -Ejecutivo y Judicial- se tensa cada vez más, nada indica que exista voluntad de ninguna de las partes de mejorar la relación.

Es que además de las coincidencias que dejan entrever en la Corte Suprema en torno al nulo efecto que producen las reiteradas quejas de la Casa Rosada, quienes llevan la conducción del cuerpo insisten con dejar en claro las «buenas acciones» que se implementaron desde el tribunal en los últimos meses.

Así, un directivo cortesano respondió ante una consulta de este medio que hay que «seguir trabajando» en la “línea” del anuncio del regreso de las audiencias públicas, de los encuentros como el que mantuvo Rosatti días atrás con la Junta de Tribunales Orales Federales de todo el país y la acordada 1/2021 que modificó el estatuto de la cuestionada Obra Social del Poder Judicial (OSPJN) para «garantizar a sus afiliados la mejor cobertura y prestaciones de excelencia».

Más allá de eso, la expectativa ahora está puesta en si saldrá de la Corte Suprema un fallo de voltaje político que pueda ser interpretado como una respuesta al gobierno nacional. Al respecto, en el cuarto piso del edificio de Talcahuano 550 cerca de uno de los ministros admitían que “no hay fuerza” para acordar en torno a temas que saquen al gobierno de su «línea de flotación».

De acuerdo a esa interpretación, el Ejecutivo está parado en una posición de debilidad por no tener poder para aplicar las reformas que plantea pero «la Corte también» porque si no «sacudiría» con temas fuertes como los planteos de la vicepresidenta Cristina Kirchner en el marco de la Causa Vialidad.

Tensión Gobierno-Corte Suprema y el efecto en Py

Quienes trabajan en la cúpula del Poder Judicial están tranquilos con lo que tienen en frente, o al menos eso buscan demostrar. No son pocos los que a esta altura están convencidos de que la reforma judicial sólo va a quedar en una promesa al igual que las supuestas intenciones oficiales por ampliar la cantidad de miembros del Tribunal.

Así, a menos que suceda algo extraordinario, lo único que se puede esperar es tensión discursiva por parte de una coalición gobernante frustrada ante la falta de números en el Congreso, donde no prosperó la reforma judicial, la del Ministerio Público ni la candidatura de Daniel Rafecas para suceder al interino Eduardo Casal en la Procuración.

Y a pesar de que Alberto Fernández se haya jactado del trabajo de su gestión en materia judicial, sigue sin cumplir con la elección de un nombre para cubrir la vacante en la Corte Suprema y sin hacer demasiado para disminuir el alto porcentaje de vacantes que hay en diferentes juzgados federales de la nación.

Del otro lado, en tanto, tienen cartas por jugar. Una de ellas es el juicio que la Ciudad de Buenos Aires le hizo a Nación por la coparticipación y que en los próximos días tendrá una audiencia pública.

En ese escenario, hay quienes interpretan dentro del Máximo Tribunal que el mensaje presidencial de ayer apunta más a Comodoro Py y vaticinan que este año tendrá una actividad de intenso voltaje político. El eje principal, consideran, son las causas que tienen el nombre de Cristina Kirchner.

De todos modos, en el tintero también está la causa por la investigación de la deuda que tomó el ex presidente Mauricio Macri con el Fondo Monetario, conocida como Causa FMI.

Este martes 1, Fernández citó puntualmente ese expediente y mandó como mensaje que se debe seguir investigando. En tanto, en Comodoro Py, donde están las oficinas de la jueza María Eugenia Capuchetti y del fiscal Franco Piccardi, a cargo de la causa, avisan que ya llegaron varios de los informes que habían requerido a organismos financieros y que sólo falta la respuesta del Banco Central. Advierten, además, que podría haber nuevos requerimientos.

PERFIL

Comments

comments