FM Cosmos

Últimas noticias de San Juan, Argentina hoy

Etiquetado de alimentos: empresas se quejan por los plazos cortos

Los plazos son cortos para las empresas que se quejan, mientras Gobierno pide 5 meses para el etiquetado de alimentos

Los plazos son cortos para las empresas que se quejan, mientras Gobierno pide 5 meses para el etiquetado de alimentos

Se enteraron anoche del etiquetado de alimentos

Las compañías alimenticias se enteraron anoche, sobre el filo de su publicación en el Boletín Oficial, de la inminencia de la reglamentación de la ley de Etiquetado de alimentos y bebidas. En un puñado de reuniones con representantes de los Ministerios de Salud y Desarrollo Productivo plantearon, desde enero, sus inquietudes e intentaron extender plazos y aliviar el texto que votó el Congreso, con apoyos del Frente de Todos y de Juntos por el Cambio. No lo lograron. Más allá de algunas contemplaciones puntuales, las grandes empresas deberán adaptar las etiquetas de sus productos en cinco meses, antes del 23 de agosto.

Decreto y reglamentación hoy miércoles

En distintas reuniones que comenzaron desde temprano y se extendían a lo largo de este miércoles, grandes empresas de alimentos y bebidas hacían puestas en común de la letra chica de la reglamentación. Distintas fuentes consultadas remarcaban como punto crítico lo acotado de los plazos que tendrán las compañías para adecuar diseñar, imprimir y rotular los envases de sus productos alcanzados por octógonos negros de ahora en más.

El decreto reglamentario publicado este miércoles en el Boletín Oficial dispuso que las empresas tendrán dos etapas para adecuarse a la normativa, dio más plazo a las pymes y dispuso una contemplación especial para los envases retornables de vidrio.

Plazo para las empresas

Las grandes compañías tendrán 9 meses desde la sanción de la ley (23 de noviembre) para cumplir con los estándares de agregados de azúcares, grasas totales, grasas saturadas y sodio. Si pasan los valores definidos por la Organización Panamericana de Salud (OPC) en alguno de esos componentes, deberán incorporar el octógono antes del 23 de agosto. Las pymes tendrán 15 meses para adecuarse, hasta el 23 de febrero de 2023.

Las empresas podrán solicitar una prórroga de 180 días por única vez para la primera etapa de la implementación, que deberá estar justificada y quedará a criterio de la autoridad regulatoria. Eso estira los plazos iniciales, en el caso de las grandes firmas hasta febrero próximo.

Luego, habrá una segunda etapa, con umbrales más bajos para evitar el octógono. Regirá a partir de los 18 meses de la sanción de la ley para las grandes empresas y de los dos años para las pymes. estándares más duros.

Las fabricantes de bebidas tendrán, además, hasta 30 meses para adecuar los etiquetados de los envases retornables, algo que fue reclamado por la Cámara de Industrias de Bebidas sin Alcohol (Cadibsa).

Las quejas empresarias

«Estuvieron 4 meses para reglamentar y tenemos que aplicar los cambios en cinco meses», se quejaban en una compañía. Una multinacional por ejemplo, debería adecuar en ese plazo etiquetas de 1600 ítems. «Es cierto, pero ya podrían haberse adelantado; ya conocen la ley», replicaron desde una de las oficinas en las que se trabajó en la letra chica.

«Los plazos nos sorprendieron», sostuvo una fuente de la industria de bebidas. «Chile, México o Uruguay dieron entre dos y tres años para adecuarse. Brasil trabaja con plazos de entre tres y cuatro. Hablábamos con el Ministerio de Salud de doce meses y desde la reglamentación», agregó. «Esto será caótico e imposible de cumplir. En la Argentina hay solo dos proveedores de etiquetas y los insumos son importados», se quejó.

Pedidos insólitos del Gobierno K sobre el etiquetado

Fuentes oficiales replicaron que la reglamentación fue acorde a la letra de la ley. Las empresas, en algunos casos, pedían cosas que iban en contra de la norma. Por ejemplo, tratar a las bebidas isotónicas (con exceso en sodio) como algo más parecido a un medicamento que a una bebida y eximirla del etiquetado. También rememoran el intento de fabricantes de chacinados de evitar los octógonos por grasas y sodio.

La Coordinadora de Industrias Alimenticias (Copal) tenía esta tarde una primera aproximación a la reglamentación. Más allá de los plazos de adecuación, la entidad presta atención a cómo se compatibilizará con el Código Alimentario y las normas del Mercosur. «Se viene un trabajo de interpretación importante», anticiparon.

EL CRONISTA COMERCIAL

Comments

comments