FM Cosmos

Últimas noticias de San Juan, Argentina hoy

Inflación y crecimiento en la mira tras el acuerdo con el FMI

Un manto de sospecha al cumplimiento del acuerdo con el FMI, el Gobierno enfrentará tope al crecimiento y alta inflación

Un manto de sospecha al cumplimiento del acuerdo con el FMI, el Gobierno enfrentará tope al crecimiento y alta inflación

Inflación y crecimiento se ponen en cuestión

Tras la aprobación del directorio del FMI del acuerdo con la Argentina, las miradas del mercado apuntan a saber si realmente el Gobierno cumplirá todos los compromisos asumidos con el organismo internacional. En estos días, sobre todo, la atención está puesta sobre los niveles de inflación.

Sobre todo, se plantean estas dudas tras las peleas internas que se perciben en el epicentro del oficialismo, y por los magros reflejos que muestran las variables locales.

También se pone en duda el trasfondo del acuerdo, debido a que no se aborda la solución de los problemas estructurales, y se considera que la inflación y el crecimiento «sufrirán».

«Domésticamente, el memorando de políticas económicas no tuvo buena repercusión y fue, de hecho, hasta presentado por el propio Presidente como el mejor acuerdo que se pudo llegar; pero en ningún momento se defendió al programa», detallan los analistas de la consultora LCG, fundada por Martín Lousteau.

Esto se debe, según su opinión, a que desde el oficialismo más cercano a Cristina Fernández de Kirchner se «repudió públicamente» al acuerdo con el FMI. Un rechazo que fue refrendado en el acto del 24 de marzo pasado, por el Día de la Memoria.

En tanto, se considera que la oposición rechazó al programa por su falta de reformas estructurales y su «poco compromiso» con la inflación. «Tanto disidentes oficialistas como la oposición ven que el programa va a fracasar», resumen los expertos de LCG.

Y sentencian: «La falta de ownership (asumir la propiedad del acuerdo realizado) es evidente y retroalimenta la probabilidad de fracaso».

Dólares y acuerdo con FMI

En cuanto a las variables económicas, de acuerdo a los analistas de esta consultora, se considera que el Gobierno y el FMI acordaron un programa que «apunta a no seguir distorsionando variables claves», como son el tipo de cambio real, la monetización, el déficit fiscal y las reservas netas.

De hecho, se sostiene que, «en el margen, se pretende tener mejoras graduales en esos indicadores».

Asimismo, inciden otras cuestiones, como la energética, que quedó atrasada por el contexto internacional. «Esta discusión es tan urgente que provocó el cruce entre el Ministro y funcionarios de su propia cartera», resaltan desde LCG, donde consideran que el riesgo político aumentó y la incertidumbre global se hizo presente.

En este contexto, sostienen que también se deberá estar atento a cómo evolucione la situación en Europa.

Cumplimiento con el FMI

Ahora bien, en base a todos los sucesos tanto económicos como políticos en los planos doméstico e internacional, la mira de los expertos se sitúa en el cumplimiento del acuerdo con el FMI.

«Inflación y crecimiento son las variables que sufrirán. Sobre ninguna de las dos existen metas y son las que terminarán acomodándose a los objetivos del programa, las herramientas con las que se lleve adelante y el contexto de aplicación», sentencian los economistas de LCG.

Al respecto, afirman que la energía en valores más altos, una meta de acumulación de reservas y déficit fiscal «ponen un límite a la demanda que tendrá que ser restringida en caso de escasez». De la misma manera, detallan que la disposición de divisas pondrá un «techo al crecimiento y un piso al tipo de cambio real, que alimentará nuevamente los precios y restringirá la actividad».

Incluso, opinan los analistas que si se aplica el programa con el FMI sin entusiasmo político, puede llevar a «resultados desalentadores» en actividad e inflación.

«Sin embargo, en materia de inflación ya se está notando la aceleración de la misma y adquiere una dinámica compleja. La expectativa del 60% empieza a quedar más retrasada frente a aumentos de precios que son cada vez más frecuentes, y que están navegando en varias categorías por encima del 100% anualizado», alertan desde LCG. Y concluyen que el programa con el FMI «cierra con inflación más alta, pero ese nivel puede ser tan insoportable que podría hacer que el mismo programa pierda todo sentido».

Sobre todo, alerta que se debe tener en cuenta que los aumentos que se registrarán estos meses no incluyen el aumento de tarifas, ni una probable aceleración de la devaluación oficial (crawling peg).

«Los esfuerzos en materia de control de precios lucen insuficientes, y hasta contraproducentes en algunos casos, y la normalización en el balance del Banco Central llevará tiempo para que impacte en la nominalidad de la economía», acotan.

En conclusión, para los economistas de LCG, si la inflación persiste en estos niveles, la tasa de interés tendrá que seguir su camino alcista y «el tipo de cambio también». Por ende, se considera que «la única ancla que queda es la salarial, y acá se revela el mayor desafío del programa con el FMI: cómo administrar políticamente las demandas sociales» en un entorno de una inflación alta que no parece estar controlada.

IPROFESIONAL

Comments

comments