13 agosto, 2022

FM Cosmos

Últimas noticias de San Juan, Argentina hoy

Alumnos wichí de Formosa piden un lugar para estudiar: hoy su escuela no tiene piso, ventanas ni calefacción

Y te hablan de inclusión….

La comunidad wichí El Aibal está ubicada en el norte de la provincia de Formosa y pertenece al departamento Bermejo. Allí viven 20 familias, y hace tan solo dos años que tienen luz eléctrica. Las necesidades son muchas, pero la mayor preocupación es la educación de sus hijos, que estudian como pueden.

Francis Quiroga tiene 38 años y se comunicó con TN y La Gente para visibilizar el problema que atraviesan los más chicos. “Yo no pude ir a la escuela por eso quiero que los chicos de la comunidad estudien”, dijo.

Hay un Jardín de Infantes y una escuela primaria. Al primero asisten 10 nenes. El lugar no tiene ventanas, ni pisoTampoco ventiladores de techo que amainen el calor extremo que hace en el norte formoseño. El techo es de chapa y para que no se vuele le ponen palos. El agua la sacan de una bomba que hay en el exterior del establecimiento.

Cuando sube la temperatura y el aire se vuelve irrespirable entre esas cuatro paredes, la maestra y los chicos se refugian debajo de los árboles. “Es inhumano que estudien de esa manera. Están en peligro. Le hicimos muchos reclamos al intendente Antonio Caldera, hasta que el año pasado mandó ladrillos y cemento, pero nadie se puso a construir una nueva escuela”, reclamó Francis.

Una escuela primaria de un ambiente en la que estudian 18 chicos

La 423 es la única escuela primaria que hay en la comunidad wichí El Aibal. Allí estudian 18 alumnos. No tiene divisiones porque es un solo salón que mide 10 metros por siete. Allí se dictan clases, se prepara la comida y está la dirección.

Hace cinco años que Ana María es la directora del colegio y contó en TN y La Gente que necesitan de manera urgente una ampliación para que los chicos estén más cómodos. “Si bien tenemos luz, bancos y un pizarrón, todo está ubicado en un solo salón. Además, el techo que es de chapa y machimbre se rompió y hay que arreglarlo”, pidió.

José Castro es el hermano del cacique y está al tanto de las necesidades de la comunidad wichí. “Las escuelas están ahí desde 1985. Desde entonces nadie se ocupó de mejorarlas. Hicimos muchos reclamos a las autoridades, pero los políticos vienen cuando se acercan las elecciones”, reclamó.

Con la esperanza de que alguien lo escuche, Castro pide que las autoridades construyan un edificio en el que los chicos puedan estudiar cómodos. “Un comedor para que coman tranquilos. Ventiladores de techo para refrescar el ambiente. Necesitamos más espacio, no puede ser que una escuela a la que asisten 18 chicos sea un salón en el que están amontonados”, concluyó.

Comments

comments