MENDOZA: Pérez y Aranda se reúnen de nuevo con los jefes policiales y distritales

Pérez y Aranda se reúnen de nuevo con los jefes policiales y distritalesSiguen las negociaciones salariales entre el Gobierno de Mendoza y los policías, que continúan sin tener al frente un vocero que unifique las distintas demandas del sector. En medio de este escenario, el Ejecutivo analiza otorgar el aumento presentado ayer por decreto para ponerle fin al conflicto. 

En el Ministerio de Seguridad, ubicado en Godoy Cruz, se ha convocado nuevamente a una reunión con los jefes departamentales y distritales que está encabezada por el titular de la cartera, Carlos Aranda. Pero a la que cerca de las 13 se sumaron el gobernador Francisco Pérez, el vice, Carlos Ciurca, el ministro de Gobierno, Félix González, y el coordinador de Gabinete, Eduardo Bauzá. 

Mientras tanto esta mañana un grupo de la Asociación Pro Policías entregó un petitorio con 10 puntos al vicegobernador, Carlos Ciurca, quien los recibió en la Legislatura. El principal pedido es elevar el monto del ítem propuesto por el Ejecutivo de responsabilidad progresiva de 500 pesos a la suma de 2.500 pesos en forma remunerativa y bonificable. Pero además en ese escrito le dieron como plazo el Gobierno 24 horas para responder. 

La policía sigue cumpliendo con sus funciones y los rumores de acuartelamiento fueron desmentidos por representantes de las comisarías recorridas por Los Andes, por lo que sólo hay un pequeño grupo de representantes de la denominada familia policial cortando la calle Patricias Mendocinas, frente a la Legislatura, como ocurrió ayer por la tarde. De manera que los colectivos están siendo desviados por Espejo hacia su recorrido habitual. 

Ayer el Gobierno provincial ofreció llevar el salario de bolsillo a $8.500 para los miembros de la fuerza que recién ingresan, pero con la obligatoriedad de alcanzar determinadas horas extra por mes. 

En lo específico, la suba ofrecida implica partir de los $ 6.900 del auxiliar (básico más 20 cupos que deben cumplir para garantizar el servicio) más un ítem de "responsabilidad profesional" de $ 500, ya propuesto el lunes, y otro ítem de $ 1.350, en reconocimiento a la cantidad de horas extra trabajadas. El aumento real ofertado es entonces de $1.850. 

La oferta convenció a algunos pero no a todos, lo que provocó una nueva división que dejó a los policías otra vez a la deriva. Sobre todo hay un grupo que exige que los $ 8.500 vayan al básico. 

Aranda espera así que ahora le lleguen las devoluciones de la oferta hecha desde las propias comisarías. 

“He estado teniendo contacto con el personal de manera directa para saber cuál es su postura y saber si les ha llegado bien la propuesta para ver si podemos cerrar el tema con el decreto del Gobernador”, indicó Aranda esta mañana a radio Nihuil. 

Y remarcó la necesidad de tener en cuenta la situación financiera de la provincia. “Hemos hecho el mayor de los esfuerzos”, aclaró el ministro.
DIARIO LOS ANDES