Cuando el presidente Donald Trump propuso imponer aranceles por valor de USD 50 mil millones en bienes chinos, algunos temían que la medida pudiera llevar a una guerra comercial con Beijing.

Esos temores se confirmaron en parte cuando China respondió proponiendo imponer aranceles a los productos estadounidenses, pero el ojo por ojo es solo parte de la estrategia de negociación de Trump, porque está claro que una guerra comercial prolongada dañará a China mucho más, ya que esta depende del gran mercado de consumo de Estados Unidos, según Stephen Moore, un distinguido miembro de la Fundación Heritage y analista de economía de CNN.

“Tienes que entender que el best-seller de Donald Trump se llama ‘El Arte de los Acuerdos’ y que él es un negociador”, dijo Moore a The Epoch Times. “Así que él quiere negociar un mejor trato para Estados Unidos con China”.

Moore ve la posición de Trump de dos maneras. Desde un ángulo, los aranceles son una forma de negociar, pero el Presidente no se ha retractado y probablemente esté replanteando su posición con el conocimiento de que China sufrirá mucho más si ambas naciones continúan aumentando las tarifas arancelarias en conflicto.

Hasta ahora, la administración de Trump solo ha propuesto una ronda de aranceles y la medida aún está en período de comentarios. China ha respondido con dos rondas de aranceles, que también se encuentran en la etapa de propuesta.

“Entonces Trump va a decir que vamos a detener aún más aranceles sobre usted. Esa situación de ojo por ojo no es buena para ninguno de los dos países, pero es mucho peor para China porque China realmente necesita acceso a los mercados de Estados Unidos para seguir creciendo “, dijo Moore.

El resultado ideal sería que ambos países se unieran y negociaran un acuerdo comercial, dijo Moore, a su vez agregó que muchos estadounidenses están listos para recibir un golpe económico a corto plazo dado que respaldan la estrategia de Trump para tratar con China.

“Creo que muchos estadounidenses, incluido yo mismo, somos muy partidarios de lo que está haciendo Donald Trump”, dijo Moore. “Creo que Beinjing puede se que esté subestimando cuán comprometidos están los estadounidenses para conseguir un mejor acuerdo con China. Por lo tanto, espero que los expertos y los representantes comerciales de Beijing comprendan que un mayor número de aranceles sobre los productos estadounidenses deteriorará la situación, no fortalecerá la mano de Beinjing”.

Trump describió la guerra comercial con China como algo que ha estado sucediendo durante décadas, con Estados Unidos perdiendo gravemente. El Presidente está preocupado por el creciente déficit comercial y las barreras que enfrentan las empresas estadounidenses para llevar sus productos al mercado chino. Al imponer las tarifas, Trump también citó el robo de propiedad intelectual por parte de las compañías chinas.

Made in USA (Precor)
“La Administración de Trump, ellos creen que no podemos vivir con una situación donde no hay una compensación total por la propiedad intelectual estadounidense, y (de su parte) también existe una gran preocupación de que China esté utilizando barreras comerciales no arancelarias para mantener alejados a los productos estadounidenses. Entonces no es un campo de juego nivelado”, dijo Moore.

“Yo creo que Trump también cree que China tiene más que perder aquí que Estados Unidos. China realmente depende del acceso al mercado de consumidores estadounidense de 10 billones de dólares para poder vender sus productos y servicios”.

Comments

comments