La Sala II de la Cámara Federal Porteña ratificó que el fiscal Alberto Nisman fue asesinado “como consecuencia directa” de la denuncia que hizo contra Cristina Kirchner y exfuncionarios de su Gobierno. El 14 de enero del 2015, el exfiscal de la Unidad Fiscal de Investigación del atentado terrorista contra la AMIA acusó a la entonces presidenta por el supuesto encubrimiento agravado de cinco iraníes prófugos acusados por el ataque del 18 de julio de 1994.

 

Los jueces Martín Irurzun y Leopoldo Bruglia no imputaron a la expresidenta en la causa, como había pedido Sara Garfunkel, querellante y madre del fiscal que investigaba la causa AMIA.

La Sala II integrada por los jueces Martín Irurzun y Leopoldo Bruglia resolverá la solicitud planteada por el abogado de Garfunkel, Pablo Lanusse, que reclamó que se investigue si la expresidenta tuvo participación en la muerte. En la audiencia, el abogado insistió en la hipótesis de que se trató de un magnicidio.

 

Sara Garfunkel pidió además que se readecuen las indagatorias respecto del asesor informático Diego Lagomarsino y de los cuatro custodios de Nisman durante el fin de semana que apareció muerto en su departamento de Puerto Madero Luis Ismael Miño, Armando Niz, Rubén Fabián Benítez y Néstor Oscar Durán.

La madre de Nisman cree que en el plan criminal para asesinar a su hijo y en lo que pasó después para limpiar la escena del crimen y presentarla como un “suicidio” fue esencial el accionar de los custodios Miño, Niz, Benítez y Durán. También, considera que eso se hizo con conocimiento y a partir de un plan de autoridades superiores.

 

La versión de la querella es que tanto los policías encargados de cuidar a Nisman como el técnico Lagomarsino participaron consciente y deliberadamente en el hecho que terminó

 

con la muerte del fiscal que había denunciado a Cristina Kirchner por encubrimiento del atentado a la AMIA. Por eso pidió que se agrave la acusación contra el asesor informático y que se incluya a Cristina Kirchner y exfuncionarios de su Gobierno en la investigación como partícipes de un plan criminal.

 

La mamá del fiscal sospecha que a Nisman lo mataron a partir de que denunció a la exmandataria para silenciarlo y garantizar la impunidad de los acusados por la negociación del Memorándum con Irán.

“Diego Lagomarsino fue una célula dormida instalada en la fiscalía. Acá hubo un plan criminal para matar. Alberto Nisman no tenía que llegar ese lunes 19 al Congreso para contar su denuncia”, manifestó Lanusse al solicitar que se impute a Lagomarsino y a los custodios por homicidio calificado. Y concluyó: “Estamos en presencia de un crimen de Estado”.

 

El fiscal Alberto Nisman investigaba el atentado terrorista a la AMIA y apareció muerto en su departamento el barrio porteño de Puerto Madero, el 18 de enero del 2015. Fue días

 

después de denunciar a la expresidenta Cristina Kirchner, al excanciller Héctor Timerman, al entonces líder de Quebracho Fernando Esteche y al piquetero Luis D’Elía por el supuesto encubrimiento agravado de cinco iraníes prófugos acusados por el ataque del 18 de julio de 1994.

 

Comments

comments