El Partido Justicialista (PJ) cumple tres meses intervenido y la Cámara Electoral trabaja en el fallo que definirá el futuro de esa intervención. Los camaristas Santiago Corcuera y Alberto Dalla Via planean resolver en los próximos días si la revocan o la confirman. En tribunales estiman que es probable que sea antes de la feria, es decir, esta semana.

Mientras tanto, el expediente refleja la crisis del PJ, que se volvió cada vez más escandalosa: en lo que podrían ser sus últimos días como interventor, Luis Barrionuevo denunció que en las actas del partido hay firmas adulteradas de José Luis Gioja y Daniel Scioli, presidente y vice desplazados. Y solicitó que la Justicia identificara los teléfonos de “todos los miembros que integran el Consejo [del PJ] para verificar en qué lugar estaban en las fechas en que se realizaron las reuniones”. Según Barrionuevo, los encuentros se hacían sin el quorum necesario. “Nunca el consejo sesionó en legal forma en los últimos cinco años”, afirmó el interventor.

Barrionuevo sabe que su situación es inestable. Las autoridades corridas por la jueza María Servini de Cubría apelaron el fallo que ordenó la intervención y esperan ahora que la Cámara les dé la razón y las reponga. El fiscal electoral, Jorge Di Lello, fue muy crítico de lo resuelto por Servini. Su dictamen -no vinculante para los camaristas- es durísimo: sostiene que el accionar de la jueza fue “caprichoso y antojadizo”, que los fundamentos de su sentencia fueron “solamente de carácter político y no jurídico” y que no hubo un solo “fundamento objetivo” que justificara la intervención. El fiscal afirmó además que el PJ tenía autoridades con mandato vigente y criticó que hubiera basado la necesidad de intervención en “las derrotas electorales” del partido. Le pidió a la Cámara que revocara la intervención y anulara todo lo actuado por Barrionuevo.

También criticó que fuera él el elegido. La Cámara tiene dicho que el interventor debe ser alguien ajeno a las internas del partido.

La decisión del tribunal se demoró por la sucesión de presentaciones cruzadas de las partes en el expediente. Algunas de ellas dan cuenta de nuevos conflictos en los que tendrá que actuar la Justicia, aunque todo indica que los camaristas esperarán que los investigue Servini y no van a postergar su fallo hasta que se resuelva todo lo denunciado por Barrionuevo.

El líder del gremio gastronómico, designado interventor el 10 de abril por Servini, se quejó el mes pasado ante ella de que Gioja y su gente no le daban los libros del partido. El viernes 22 de junio, intimados, se los dieron. El lunes siguiente, Barrionuevo informó a la Justicia que había detectado firmas falsas de Gioja y de Scioli, firmas no “ejecutadas por una misma mano autora”.

Barrionuevo incorporó a su presentación el dictamen del calígrafo público Federico Rindlisbacher, “perito en documentación”, que dio por probada la “intervención de al menos dos gestos gráficos distintos para su confección”, tanto en las firmas adjudicadas a Scioli como en las de Gioja. Cuestionó 13 actas en un caso (Scioli) y tres en el otro (Gioja).

Además de esa supuesta falsificación de firmas, el interventor había denunciado un presunto “desvío ilegal de ingentes fondos partidarios de los que nunca se rindió cuentas” y había pedido la intervención de Gestar -el instituto de formación política del PJ- por irregularidades en la tercerización de cursos. También cuestionó la legitimación de los apoderados que apelaron la intervención.

Del lado de Gioja, informaron a la Justicia sobre el Congreso que celebraron el 8 de junio en Ferro y alegaron que lo único intervenido era el consejo, no todo el partido.

Barrionuevo sostiene lo contrario, basado en que Servini no hace ninguna diferenciación en su fallo, informaron fuentes judiciales.

En Ferro, Gioja pidió que el partido llamara a elecciones internas. Pretendió así dar una señal de amplitud y normalidad. Además, el sanjuanino convocó a una Comisión de Acción Política, que se reunió la semana pasada con la declarada misión de llamar a todos los sectores para 2019. Pero el mismo día Sergio Massa visitó a Carlos Berna en La Pampa, y Barrionuevo, rodeado de massistas, encabezó un panel sobre economía del que participó también el jefe de gabinete de Juan Manuel Urtubey, Fernando Yarade, en la sede de Matheu.

fuente LA NACION

Comments

comments