Una semana después de que la Cámara Electoral pusiera fin a la intervención y desplazara a Luis Barrionuevo de la conducción del PJ nacional , el presidente del partido, José Luis Gioja , volvió a ocupar las oficinas de la sede de Matheu.

Decidido a mostrar que el PJ está “en movimiento”, Gioja no perdió tiempo y convocó al consejo nacional y a la mesa de acción política del partido para el jueves de la semana próxima.

El diputado nacional sanjuanino aprovechó para hacer una nueva arenga por la unidad. “Quiero trazar una raya acá y concentrar todos los esfuerzos en trabajar por la unidad partidaria para que el 10 de diciembre de 2019 el peronismo vuelva a poner a un presidente que atienda y entienda al pueblo argentino”, dijo. “Tenemos la oportunidad histórica de unir al peronismo y no podemos dejarla pasar”, completó.

En el reingreso a Matheu, después de cuatro meses de intervención a cargo de Barrionuevo lo acompañaron los diputados Cristina Álvarez Rodríguez y Eduardo “Wado” De Pedro.

Por otro lado, hubo quejas por los “rastros” que habría dejado el anterior ocupante de Matheu. “Nos dejaron los ceniceros llenos de puchos, mugre por todas partes y la heladera vacía”, enumeró Gioja. También acusó al jefe de los gastronómicos de haber “arrancado placas identificatorias” y de “bajar los cuadros de Perón, Evita, Néstor y Cristina”. Amargado, Gioja remató: “No se puede tener tanta maldad”.

fuente LA NACION

Comments

comments