El Gobierno logró superar otro test de mercado al conseguir renovar el 75% de una deuda de corto plazo emitida en dólares en la plaza local, aunque debió convalidar para eso una tasa medio punto por encima de la que ofreció de guía, pero que, aun así, resultó medio punto inferior a la que había pagado en la última subasta similar.

La Tesorería enfrentaba esta semana un vencimiento por US$951 millones (82% en manos de privados y el resto en poder de organismos públicos) por el vencimiento de una deuda emitida en Letras del Tesoro (LETE) a un costo promedio del 3,25% anual y buscaba refinanciarla reabriendo otra LETE a vencer en algo más de seis meses (el 12/04/2019).

Pero había dudas sobre el eco que podría tener esta convocatoria, ya que el precio máximo a pagar que ofreció de guía al mercado implicaba una tasa hasta un punto menor a la que había validado hace dos semanas, al emitir un título casi igual en condiciones y plazo, y que ese ofrecimiento había sido lanzado antes de la intempestiva renuncia de Luis Caputo a la presidencia del

Banco Central (BCRA).
Por otro lado, el mercado estaba también expectante de lo que ocurriría en Nueva York con el anuncio que harían en conjunto el Gobierno y el Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre el adelanto y la ampliación de fondos para la Argentina, y los cambios posibles en las políticas monetaria y cambiaria del oficialismo.

Porcentaje
Sin embargo, la convocatoria logró atraer ofertas de compra por el equivalente a US$716,7 millones las que aceptó en su casi totalidad (adjudicó nuevas LETE por US$716,6 millones), con lo que logró refinanciar el 75,1% de la deuda. “Es un buen porcentaje”, evaluó Fernando Camusso, de Rafaela Capital.

En el comunicado oficial se reportó que la LETE a vencer en algo más de seis meses se colocó a un precio de corte de US$966,27 por cada lámina de US$1000 nominales, lo cual representa una tasa anual de 6,50% que estuvo medio punto por encima de la “indicativa”, pero medio punto por debajo de la validada hace un mes.

La Secretaría de Finanzas valoró que el porcentaje de renovación entre privados trepó al 79% en una jornada en la que se anunció, además, un nuevo aumento de las tasas de referencia en Estados Unidos y cuando el rendimiento de la deuda a 10 años de ese gobierno ya se instaló por encima del 3% anual (quedó a 3,05% ayer, aunque tras caer 1,5% en la jornada). La alusión es porque, según Finanzas, al menos la mitad de la tenencia del título que vencía estaba en manos de inversores extranjeros.

fuente LA NACION

Comments

comments