El Comité de Política Monetaria (Copom) del Banco Central de la República Argentina resolvió para el corriente mes «mantener sin cambios las especificaciones del esquema monetario», pese a que la ausencia de aumentos de tarifas, y la estacionalidad de la demanda de pesos de las empresas para poder hacer frente al pago de impuestos y del medio aguinaldo.

Esos dos últimos fenómenos constituyen factores habituales de baja de la liquidez del sistema financiero. Sin embargo, la preocupación del organismo rector del valor de la moneda por no encontrarse con sorpresas en un mes en el que se espera un creciente voltaje electoral, con la definición de las alianzas partidarias y luego las fórmulas a presidente y vice de la Nación, por un lado, y la generalización de la actualización de los acuerdos salariales en paritarias que inyectará más dinero en los bolsillos de los trabajadores, habría llevado a mantener el rigor de los últimos meses, para poder consolidar la desaceleración de la inflación que se insinuó en abril y se habría afirmado en mayo.

En el resumen de la decisión del Copom, se destaca: «el BCRA cumplió, por octavo mes consecutivo, su objetivo de Base Monetaria. La meta actual, válida hasta fin de año, es de $1.343,2 mil millones (ajustable por el monto de las intervenciones que el BCRA realice en el mercado de cambios, y el aumento estacional de diciembre). El promedio de la BM de mayo fue $1.342,6 mil millones, levemente inferior a la meta».

 El BCRA cumplió, por octavo mes consecutivo, su objetivo de Base Monetaria. La meta actual, válida hasta fin de año, es de $1.343,2 mil millones

Aún así, el equipo de notables de la entidad decidió ratificar «la tasa mínima de 62,5% anual durante junio para las subastas de Leliq. Es decir, absorberá la liquidez necesaria para que la tasa de interés de referencia se mueva endógenamente por encima de dicho nivel».

Del mismo modo, dispuso el Copom mantener constante los límites de la zona de referencia cambiaria en $39,755 y $51,448 por dólar, para la compra y venta a clientes por parte de las entidades hasta el 31 de diciembre de 2019. Aunque se trata de valores orientativos, habida cuenta de que, al mismo tiempo, la entidad aclaró que  continúa «sin cambio la política de intervención anunciada el 29 de abril», esto es de discrecionalidad para intervenir en el mercado dentro de esos límites.

«La tasa de inflación ha comenzado a descender en los meses de abril y mayo, aunque todavía se ubica en niveles elevados. Durante mayo, además, se ha verificado una significativa reducción en la volatilidad cambiaria», agrega el Copom.

 El Copom ratificó la tasa mínima de 62,5% anual durante junio para las subastas de Leliq

«El Copom considera que el estricto control de agregados monetarios llevado adelante por el BCRA continuará guiando el proceso de desinflación en los próximos meses», resalta el comunicado de prensa del BCRA.

Además, si bien por razones estratégicas no se menciona en la decisión del equipo de política monetaria, se espera que en junio se repita una activa participación de la entidad en el mercado de futuros de dólar, para con operaciones de compras y ventas a plazo, apuntalar un sendero de la cotización de la divisa en torno a la tasa esperada de inflación, no más.

Las resoluciones mencionadas fueron adoptadas con la aprobación unánime de los miembros del Copom: el presidente, Guido Sandleris, el vicepresidente, Gustavo Cañonero, la vicepresidenta segunda, Verónica Rappoport, Enrique Szewach, director designado por el directorio del BCRA, y Mauro Alessandro, subgerente general de investigaciones económicas.

Fuerte retiro de pesos

En la primera jornada de junio la autoridad monetaria decidió intervenir enérgicamente en el mercado con la aceptación de compra de Leliq por parte del conjunto de entidades financieras por un monto bruto de $230.693 millones, y absorbió un neto de unos $36.000 millones.

 En la primera jornada de junio la autoridad monetaria absorbió a través de la colocación de Leliq unos $36.000 millones, a una tasa promedio de 70,691% anual

Pese a semejante astringencia monetaria, que se sumó a la habitual subasta diaria de USD 60 millones por parte de la Tesorería para hacer frente al pago de vencimientos de deuda pública en pesos, por sexta rueda consecutiva el BCRA redujo la tasa promedio de corte de las Leliq, a 70,691% anual a 7 días de plazo. Todavía muy alejada del 62,5% que se fijó como piso para el mercado.

Además, por tercer día hábil consecutivo, la autoridad monetaria logró incrementar levemente la posición de reservas brutas, USD 13 millones, a USD 64.780 millones, y acumuló en el período USD 101 millones, netos de las subasta del Tesoro de USD 180 millones, aunque en ese caso parte pueden haber quedado depositados en bancos, pero ahora e cuentas del sector privado.

 

 

fuente INFOBAE

Comments

comments