Un centro logístico de la empresa Mercado Libre ubicado en Villa Madero, cerca del Mercado Central, sirve hoy como botón de muestra de la disputa entre empresarios y sindicalistas por los cambios en la legislación laboral.

El jefe de los camioneros, Hugo Moyano , impugnó en la Secretaría de Trabajo el acuerdo que suscribieron Mercado Libre y la Unión de Trabajadores de Carga y Descarga por el encuadre sindical de 80 operarios. El trato, sin embargo, ya fue homologado por el Ministerio de Producción y Trabajo, a cargo de Dante Sica.

Ayer se conocieron detalles de la letra chica del acuerdo entre Marcos Galperin, fundador de la compañía de comercio electrónico y uno de los hombres de negocios de mejor sintonía con el presidente Mauricio Macri, y Daniel Vila, jefe de Carga y Descarga, quien aceptó novedosas reformas en el convenio 1591/2019, que se aplicarán de manera exclusiva en el nuevo centro logístico.

Entre los grandes cambios se destacan las reformas en lo relativo a la jornada laboral, la creación de un banco de horas (192 mensuales), la polifuncionalidad de tareas, la eliminación de los delegados por turno y la limitación para ejercer el derecho a huelga, con «conciliación voluntaria» de tres semanas antes del plazo obligatorio y la garantía de guardias mínimas para garantizar el funcionamiento de la planta.

El detalle de lo pactado fue revelado en las redes sociales por el abogado Luis Campos (@luiscampos76), miembro del equipo de legales de la CTA Autónoma, sobre la base de los documentos oficiales del acuerdo, a los que accedió LA NACION.

«El sindicato adaptó su convenio colectivo a las necesidades de la empresa. Es un acuerdo entre la empresa y el gremio, y nosotros solamente lo homologamos», dijo Sica a este diario.

Desde Mercado Libre y la Unión de Carga y Descarga no respondieron a los llamados y mensajes de LA NACION.

Galperin y Vila fijaron además un salario básico para los 80 operarios que superaría los $26.000 de bolsillo, unos $5000 por debajo de lo que perciben los camioneros de la rama logística. Sin embargo, está por encima del resto de los afiliados de Carga y Descarga que se desempeñan en otras empresas, según precisó Campos, titular del Observatorio de Derecho Social de la CTA, un organismo que se dedica a estudios salariales y laborales.

«Lo de Mercado Libre no es un conflicto de encuadramiento sindical, sino que están en riesgo muchos puestos de trabajo de OCA, Andreani, Ocasa, Urbano. Por orden del Gobierno, la empresa no quiere tener vínculo con Camioneros porque quieren reducir los costos laborales a toda costa. Es algo político», dijo Marcelo Aparicio, el número tres de Camioneros. Ayer, en el gremio de Moyano no descartaban judicializar la pulseada con Mercado Libre si no avanzaba la impugnación en Trabajo.

Galperin fue blanco la semana pasada de las críticas del bancario Sergio Palazzo, que pretende afiliar a 6000 trabajadores que se desempeñan en el sistema financiero tecnológico de Mercado Libre.

 

 

fuente LA NACION

Comments

comments