José López , el hombre que saltó a la fama por arrojar bolsos llenos de dólares hacia un convento, se convirtió en el verdugo clave de Cristina Kirchner , su jefa durante años. Ante el juez Claudio Bonadio , el exsecretario de Obras Públicas la acusó de ser la dueña de aquellos fondos que intentó ocultar en 2016, cuando fue detenido. Dijo que no había hablado antes porque tenía miedo. “Por temor a Cristina Kirchner, persona muy vengativa, a quien conozco desde hace mucho tiempo; temor a ser descubierto o delatado; temor sobre mi vida y la de mi familia”, declaró, según consignó el juez.

López dio detalles sobre el sistema ilegal de recaudación del que fue protagonista central durante toda la era kirchnerista. Lo hizo a lo largo de varias declaraciones ante Bonadio y el fiscal Carlos Stornelli , hasta que el juez homologó su acuerdo como arrepentido. Esos dichos conforman un elemento central para el procesamiento de la expresidenta como jefa de una asociación ilícita .

Entre los elementos que aportó el exsecretario, ratificó la información brindada por Carlos Wagner, extitular de la Cámara Argentina de la Construcción, quien había relatado cómo funcionaba la cartelización de la obra pública . Explicó que tenía un celular que le había dado Daniel Muñoz -secretario privado de Néstor Kirchner -, en el que recibía llamadas de personas que él “desconocía”, para consignar la cantidad de dinero que entregarían. Las entregas se hacían a Muñoz “de dos a tres veces por semana”. También se refirió a su relación con Néstor Kirchner y a las tensiones entre una facción que integraban La Cámpora y el entorno del entonces ministro de Planificación, Julio De Vido.

“Mi relación con Kirchner era de jefe; nuestra relación era estrictamente laboral. Con De Vido él era ministro de Economía y Obras Publicas, y luego, en el último periodo, pasó a ser ministro de gobierno. Nos llevábamos bien, nuestra relación era más competencia que amistad. Kirchner evitaba que los de abajo se juntaran mucho, si podía los hacía pelear”, declaró.

El episodio de los bolsos
Cuando Cristina fue consultada, el año pasado, sobre los bolsos con 9 millones de dólares que había revoleado López en un convento de monjas en General Rodríguez, contestó que lo odió. “Lo odié, lo odié como pocas veces odié en mi vida”.
Sin embargo, la información que brindó

López en la causa comprometió a la expresidenta . En ese episodio, en que se lo vio en imágenes y videos arrojando bolsos con dinero en un convento de monjas, explicó por qué no había brindado detalles en sus declaraciones anteriores. Dijo que le temía a Cristina Kirchner.

Detalló cómo se coordinó “mover” el dinero que él llevó al convento. Consignó que quien se contactó con él para organizar el traslado de dinero fue Fabián Gutiérrez, exsecretario privado de Néstor y Cristina Kirchner. Primero, López declaró que ese dinero era de Daniel Muñoz. Luego dijo que se trataba de dinero de la recaudación sobre la cual Cristina sabía.

“En el año 2016, antes de la muerte de Daniel Muñoz se comunicó conmigo Fabián Gutiérrez, quien fuera secretario de Néstor y de Cristina, de absoluta confianza de ambos, que quería hablar conmigo. El encuentro se llevó a cabo en el hotel NH, conocido como City Hotel, no recuerdo la fecha, pero sí puedo decir que fue unos días antes del 14 de junio. En esa oportunidad Fabián me manifestó que debía cambiar de lugar un dinero. No me manifestó la suma exacta, pero supuse que se trataba de una suma grande”, dijo López.

Luego amplió: “El 13 de junio en la noche, tarde, se presentaron de parte de Fabián [Gutiérrez] tres personas que me dejaron los bolsos que fueran posteriormente secuestrados, y se fueron. Yo estaba sumamente nervioso y paranoico, tanto que más tarde, no recuerdo exactamente la hora, cargué el dinero en el auto, así como el arma, y me dirigí al convento, donde lo que sucedió es de público conocimiento”.

Explicó que antes no había precisado detalles sobre esa oportunidad “por temor” a la expresidenta.
López, que está detenido y bajo un régimen de protección especial , reconoció, además, haber sido partícipe del financiamiento de la campaña presidencial de 2011.

La Cámpora
Se refirió a las tensiones entre el entorno de De Vido y algunos de los dirigentes de La Cámpora , y dijo que La Cámpora tenía buen vínculo con José María Olazagasti, exsecretario de De Vido.
“Con relación al financiamiento de La Cámpora puedo aportar que conmigo y con el resto de los viejos que teníamos relación con Muñoz y Néstor, nos veían como la escoria”, dijo López. Y siguió: “La relación de Julio era con Wado De Pedro. El que se relacionaba con el resto de La Cámpora era Olazagasti. Respecto de que nos veían como escoria y si había financiamiento de Planificación a La Cámpora, estuve en una reunión con De Vido y llegó Olazagasti y comentó que sí había financiamiento a los chicos de La Cámpora, que eran Wado, Larroque, Julián Álvarez, Ottavis”.

Aludió también al diputado Máximo Kirchner, hijo de los expresidentes, de la siguiente manera: “Máximo lideraba todo, pero estaba mucho en Santa Cruz”.

Cuando compartían la cima del poder
2009 – De Vido, Cristina Kirchner y José López solían participar juntos de actos oficiales en los que se hacían anuncios de obras públicas y se describía el supuesto desarrollo de la infraestructura en todo el país. Los tiempos cambiaron: De Vido se distanció de la expresidenta a partir de que se complicó su situación procesal en varias causas y terminó detenido. López cayó al tratar de esconder 9 millones de dólares en un convento. Cristina dijo entonces que, por ese hecho, había llegado a odiarlo. El exsecretario es ahora un testigo (y también acusado) clave contra ella en la causa de los cuadernos .

fuente LA NACION

Comments

comments