Raúl Alfonsín quiso trasladar la Capital Federal a Viedma. Julián Domínguez insistía desde el Congreso, como presidente de la Cámara de Diputados, con mudar la administración nacional a Santiago del Estero. Incluso Fernando de la Rúa, porteño, intentó sumar respaldo antes de su caída con los gobernadores de la Alianza en reuniones provinciales. Y Mauricio Macri hizo campaña cuatro años atrás en escenarios naturales (su cierre fue frente al jujeño Cerro de los Siete Colores donde con Gerardo Morales querían terminar con el caudillismo peronista). Macri tuvo en aquel momento un discurso similar al que adoptó el candidato del Frente de Todos. Hay una frase que él repitió y que Fernández usa: “Que cada argentino pueda desarrollar su potencialidad allí donde nació”. El federalismo parece una utopía en un país muchas veces unitario o centralizado en la orilla del Río de la Plata.

Fernández apuesta a un programa de gobierno que “fortalezca el federalismo”, asegura, y que cambie parte de la matriz productiva del país, amén de apoyar sus espaldas en las de los gobernadores. Y como en el 2015 Macri con Morales, apuesta para que Anabel Fernández Sagasti logre el ‘milagro’ cuyano. En ese contexto este martes hará un anuncio en Mendoza rodeado de los mandatarios peronistas. Y lo hará también para empujar a la joven senadora que se ha vuelto una esperanza en el PJ frente a Rodolfo Suárez, el candidato a gobernador radical que redobla esfuerzos por provincializar la contienda.

Lo que prometará Alberto Fernández es promover capitales móviles y rotativas. No serán fijas aunque podría descentralizar algunas áreas y hasta piensa en mudar a funcionarios de su gabinete a oficinas en el Interior. Tal vez la Secretaría de Turismo o la de Agricultura de la Nación. Se preguntan en el equipo albertista por qué los temas petroleros se resuelven en Buenos Aires. Del anuncio decanta otra confirmación: su eventual gobierno tendrá reuniones de gabinete a las que no era afecto ni su amigo Néstor Kirchner ni su amiga Cristina Fernández. Esas reuniones de gabinete se harían una vez al mes en distintas provincias.

De Omar Perotti al recuerdo de De la Sota

Alberto Fernández con Casas y Zamora en una de las cumbres con gobernadores

Alberto Fernández con Casas y Zamora en una de las cumbres con gobernadores

El copyright del pacto con cada gobernador corresponde a Omar Perotti. Antes de ganar su elección en Santa Fe le pidió a Alberto Fernández, tal vez para seducir y aplacar la desconfianza de su electoraldo, sellar con sus firmas las promesas para la provincia. Del mismo modo en el cierre de campaña antes de las PASO Fernández firmó en Rosario un acuerdo con cada gobernador electo (por ejemplo Gustavo Melella de Tierra del Fuego), reelecto (la mayoría) o candidato (Axel Kicillof y Matías Lammens) sobre la base de las ideas que cada uno de ellos consideran indispensables para el desarrollo social y económico de sus distritos.

El plan de capitales itinerantes es la continuidad de aquellos documentos. Y lo hizo en base a un proyecto del fallecido José Manuel De la Sota, ex gobernador cordobés y ex candidato a presidente. Pero también es una práctica usual de María Eugenia Vidal en la Provincia. Lo novedoso sería que el método, a nivel nacional, se mantenga en el tiempo. Para que así el hábito y la descentralización de áreas se fijarían por ley.

El acto en Mendoza, previsto para las cuatro de la tarde, se hará en un escenario natural, al aire libre y con la Cordillera de los Andes de fondo. Fernández Sagasti tendrá un lugar preponderante a seis días de la elección provincial.

Desde México 337 Santiago Cafiero punteaba la lista de presentes junto con Guillermo Chaves, tal como ocurrió en la previa al acto del 7 de agosto en Rosario. En Luján de Cuyo estarán los gobernadores reelectos del PJ Juan Manzur (Tucumán); Gustavo Bordet (Entre Ríos); Alberto Rodríguez Saá (San Luis); Sergio Uñac (San Juan); Alicia Kirchner (Santa Cruz); Sergio Casas (La Rioja); Gildo Insfrán (Formosa) y Domingo Peppo que desistió de ir por su reelección en Chaco tras una charla con Fernández.

Entre los no peronistas, Gerardo Zamora de Santiago del Estero, uno de los más cercanos a Fernández, y dos que asumen en diciembre, el fueguino Gustavo Melella y Oscar Herrera Ahuad, de Misiones.

En calidad de ‘candidatos’ estarán Sergio Leavy de Salta; Axel Kicillof de Buenos Aires y Matías Lammens, de la Ciudad. También Sergio Massa, primer candidato a diputado nacional por Buenos Aires que interrumpirá la campaña pueblo por pueblo en su distrito para volar hasta la provincia que gobierna Cambiemos.

Ausentes «con aviso» figuran Omar Perotti quien se anticipó a su asunción y se fue de gira a Abu Dabi, Kuwait y Viena en busca de inversiones para su provincia. En su lugar participará la vicegobernadora electa Alejandra Rodenas.

Otra ausencia será la de la catamarqueña Lucía Corpacci, concentrada en la elección pendiente en su provincia mientras que el pampeano Sergio Ziliotto fue operado hace dos semanas de una hernia de disco en el Hospital Italiano y está en plena recuperación. La intervención no lo mantiene alejado de la política tanto que la semana pasada le reclamó a Juan Schiaretti (que no estará en Mendoza) que salga de “la ambigüedad”.

La mayor expectativa está centrada en el chubutense Mariano Arcioni, que negocia el auxilio de Nación tras varios meses sin clases, dos docentes fallecidas en viaje desde una manifestación, pago de salarios escalonados y una profunda crisis económica y social que afecta a su provincia.

 

 

fuente INFOK

Comments

comments