27 septiembre, 2020

FM Cosmos

Últimas noticias de San Juan, Argentina hoy

Facundo Astudillo Castro: Hallan Cuerpo “El instinto de mamá” y una zapatilla

La madre y sus abogados creen que el cuerpo es del joven y fue plantado en el lugar, un terreno costero.

En su vapuleado corazón, Cristina Castro (42) siente que estuvo frente al cadáver desintegrado de su hijo Facundo Astudillo (22). El primer shock lo había tenido el sábado cuando al ver una foto del cuerpo mutilado y boca abajo que un pescador encontró en la ría de Bahía Blanca se abrazó con sus abogados en plena noche. Las cuatro horas que pasó el domingo en ese inhóspito lugar, atravesado por el viento, le hacen creer que el interrogante más doloroso de su búsqueda de tantas semanas y que se transformó en el grito de lucha, «¿Dónde está Facundo?», ha cesado.

“El instinto de mamá” se lo dice, como comenta al culminar la recolección de restos y rastros en la zona de Villarino Viejo, a la que se accede por caminos de tierra y huellas desde el kilómetro 711 de la ruta nacional 3. También la zapatilla que ella misma halló a unos metros del sitio donde apareció el esqueleto y que reconoció como la de Facundo. “Es la que tenía en la foto”, dice sobre la última imagen de su hijo con vida, aquel 30 de abril, de espaldas y con las manos hacia adelante, frente a un patrullero de la Policía Bonaerense, que se publicó casi un mes después.

Los detalles que llegan desde el lugar del hallazgo, hostil y pantanoso, hasta la vía, donde las fuerzas federales montaron un retén, son escalofriantes. Hay segmentos del cuerpo en al menos quince sitios y faltan los brazos. Las aves que habitan la zona, y las diarias mareas que entran y salen en ese recodo del estuario, lo han diseminado por varias partes. Aparecen una bermuda, una tela, un calzoncillo y una tela, pero ninguna le pertenece a Facundo.

“No hay ninguna mochila, chicos, avísenle al ministro (Sergio) Berni”, apunta con ironía su mamá al ministro de Seguridad por dar crédito a la versión que indicaba que había sido hallada una en el procedimiento.

La zapatilla hallada a 30 metros del cuerpo que se presume sería de Facundo Astudillo Castro.
La zapatilla hallada a 30 metros del cuerpo que se presume sería de Facundo Astudillo Castro

Aunque aún resta que el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) complete el trabajo que inició este domingo cerca del mediodía, Cristina transmite, con palabras y gestos lo que su siente en su interior. “Hay muchas, muchas posibilidades de que sea Facundo. No se puede descartar que sea él. Estuve todo el tiempo presente, viendo cómo lo tocaban y daban vuelta…”, describe hasta que la angustia le brota e impide seguir.

A sus espaldas, la consuela Virginia Góngora. En su casa de Pedro Luro, Facundo pasó la última noche con sus hijos, de los mejores amigos del chico, antes de iniciar el viaje a Bahía Blanca. Desde un primer momento, acompaña a Cristina en la búsqueda, en las marchas y a cada momento de estos 109 días de incertidumbre que parecen culminar. Pero que continúan en el reclamo amplificado por lo que la mamá sigue sosteniendo. Que su hijo no se perdió en el camino a Bahía Blanca por ese sector, al que acceden solo los baqueanos y con vehículos especiales.

«Creo que plantaron el cuerpo”, afirma y argumenta. Menciona que la zapatilla de su hijo “está puesta ahí hace dos o tres días, porque está intacta y no tiene siquiera tierra encima”. Destaca que además “había una huella de un vehículo que llega justo hasta el lugar de los huesos” y asegura que ni la Policía Federal ni el pescador que avisó de la aparición del cuerpo bajaron hasta ahí.

Peritos en el lugar donde hallaron un cuerpo en un canal cerca de Bahía Blanca. /Pablo Presti

La hipótesis de la desaparición de Facundo y su encubrimiento por parte de miembros de la Policía Bonaerense sigue firme para la querella, pese al hallazgo que los sacudió en la noche del sábado.

«Para nosotros, Facundo fue asesinado el 30 de abril y no obedece a ninguna lógica que los huesos se dispersen para un lado y la zapatilla esté intacta a 30 metros”, razona Leandro Aparicio.

“La huella del vehículo que llega hasta el lugar no es reciente y pedimos que se haga una pericia sobre el ancho del vehículo y la marca de los neumáticos”, aporta Luciano Peretto sobre la teoría del posible «plantado» del cuerpo. Mientras los abogados anticipan nuevas medidas de prueba, por detrás abandona el lugar, sin detenerse, el fiscal Santiago Ulpiano Martínez.

 

También se retiran los miembros del EAAF que llevan los restos para determinar su identidad, en no más de 24 horas, con la muestra de ADN tomada en el lugar a Cristina. Entre tres a cuatro semanas, podrían determinar, si el material disponible lo permite, una posible causal de muerte. Completan el cortejo de cierre del día los móviles de Prefectura, Policía Federal, Gendarmería y Policía de Seguridad Aeroportuaria que participaron del operativo, desarrollado bajo un persistente viento arrachado del oeste que superó las ráfagas de 50 kilómetros por hora.

Una vez levantado el bloqueo, Clarín transita el camino que lleva hasta la costa donde se encontró el cuerpo. Lo rodean matorrales de menos de dos metros de altura, intercalados con paragolpes, retazos de cobertores de asientos y mucha basura derramada. A un kilómetro, el sitio ya es un laberinto.

“Todos nos encajamos o perdimos, incluido el fiscal. Es imposible que una persona, por sus propias facultades, se haya desviado para tomar camino por acá”, había anticipado el abogado Peretto. La hipótesis oficial afirma que el joven pudo haberse internado allí, desde la vía del tren que corre paralela, pero a una gran distancia, de la ruta 3, donde lo habría dejado una mujer.

Hallazgo del presunto cuerpo de Facundo Astudillo

El suelo parece firme, pero se transforma en barroso y frágil unos tres kilómetros más adelante. Con marea alta, caminar por ahí, puede hundir hasta las rodillas o ser una trampa mortal, para el incauto que lo atraviesa. “No existe la más mínima posibilidad de que Facundo haya llegado a este lugar de manera voluntaria. O lo trae la marea o lo plantan en este lugar”, plantea como opciones uno de los abogados de Cristina.

La mamá de Facundo descarga su bronca, pidiendo la renuncia de Sergio Berni y del intendente de Villarino, Carlos Bevilacqua. «Vinieron a tirar los restos de mi hijo acá, en Villarino Viejo y sigue siendo Villarino», interrumpe a Aparicio, cuando cuestionaba al ministro de Seguridad bonaerense. Otra muestra más de la sensación con que se fue Cristina Castro del lugar.

Fuente: Clarín

Comments

comments