24 septiembre, 2021

FM Cosmos

Últimas noticias de San Juan, Argentina hoy

Miseria en las afueras de Buenos Aires

Miseria notoria en las afueras de Buenos Aires

La pandemia dispara la miseria en las afueras de Buenos Aires

La Argentina muestra la miseria desde las afueras de Buenos Aires.

La miseria en las afueras de Buenos Aires: Antes de la pandemia de coronavirus covid-19, Daisy García, de 26 años, atendía a unas ochenta personas por día en un comedor comunitario de la provincia de Buenos Aires. Ahora, son cerca de 1.000.

“Nunca, nunca imaginamos que íbamos a llegar a esto”, comenta García. Desde que migró de Paraguay hace 14 años, esta joven vive en la zona oeste del municipio de La Matanza, el más poblado de la provincia de Buenos Aires.

El comedor está en un edificio de dos pisos construido a base de bloques de hormigón y donde también funciona un jardín de infantes, un lujo en el barrio 17 de marzo, en medio de caseríos, basurales y calles de tierra que se inundan cada vez que llueve.

“No hay un descanso. Antes trabajábamos con 70 u 80 porciones y ahora la pandemia nos dio vuelta, entre 450 a 500 al mediodía y a la noche 350 a 400 porciones diarias; también trabajamos los fines de semana”, describe.

“Estamos abandonados”
Ubicada a unos 20 minutos en auto del emblemático Obelisco de Buenos Aires, La Matanza es uno de los retratos más dramáticos de la pobreza en Argentina, país con 122 villas y asentamientos.

Casi la mitad de los 1,7 millones de personas que viven en este municipio son pobres.

Los casos de covid-19 aumentan cada día y la ocupación de camas en terapia intensiva se encuentra saturada. En una semana, hasta el lunes pasado, hubo 6.680 contagios, más de 1.000 por encima de los reportados la semana anterior, lo que eleva a unos 105.000 los casos registrados.

La delincuencia por el control de la droga entre los barrios de la zona oeste del municipio es un problema sempiterno. Sobre todo por “el paco”, la pasta base de cocaína.

Prácticamente no hay servicios tan elementales como salud, electricidad, y sobre todo cloacas y agua potable. Las periódicas crecidas del río La Matanza dejan las calles sumergidas en agua sucia.

“Nosotros estamos abandonados”, grita un hombre.

Silvana Grisel Meza tiene 20 años y lo que mas quiere es que su hijo, de dos años, tenga más oportunidades de las que tuvo ella.

“Acá adentro no se aprende nada bueno”, afirma sobre su barrio Puerta de Hierro.

Lo dice por experiencia propia. De sus diez hermanos, uno falleció por ajustes de cuentas y otra está en la cárcel por homicidio. Ella y su marido se conocieron en una clínica de rehabilitación.

Construir una vida mejor ahora parece imposible.

Meza es ama de casa y su pareja vive “de changas”, como se le dice a los trabajos ocasionales. Pero en tiempos de pandemia, “conseguir changas es muy difícil”.

El barrio San Petersburgo es uno de los más peligrosos de la zona y está rodeado de garitas policiales. Había logrado disminuir la violencia del narco, pero en los últimos meses, durante la pandemia, “las cosas volvieron a su sitio”.

“Al no poder salir de casa, se roban entre ellos. De un lado hay que sacar plata”, explica Martín Portillo, de 47 años. Este hombre nació en la zona; ahora trabaja en la Parroquia San José, dedicada a mejorar la vida de estos barrios.

“Si falta el agua, falta todo”
La pandemia ha sido devastadora para muchas economías del mundo, pero en Argentina, en recesión desde 2018, provoca estragos.

La pobreza alcanzó en 2020 al 42% de los 45 millones argentinos. Un 40% de la población argentina vive de la economía informal.

El país sudamericano sufre una inflación crónica (36% en 2020) que hace que para muchos el acceso a alimentos sea imposible.

En estos barrios casi todos se alimentan gracias a la ayuda de los comedores comunitarios. Pero están hartos de peregrinar para conseguir agua.

Cada vez que Natalia Elizabeth Colbet quiere lavarse las manos tiene que cargar un tacho hasta la canilla que comparte con sus vecinos.

“La verdad que es una lucha”, dice esta ama de casa.

Junto a unas 100 familias, Colbet se mudó hace más de dos años a este terreno situado en la localidad Ciudad Evita, en referencia a Eva Perón. Ellos mismos bautizaron su barrio 28 de octubre, el día en que aquí se mudaron.

“Yo no tengo la posibilidad de entrar a mi casa y lavarme las manos. Con la pandemia se hizo todo más difícil, demasiado”.

En el barrio de San Petersburgo, Silvia Rodríguez recibe alimento de los comedores para sus siete hijos. Pero conseguir agua, le resulta un desafío diario.

“Nosotros estamos muy mal. Si falta el agua, falta todo”.

AFP/El Comercio de Perú

Comments

comments