Claudio Uberti, el primer arrepentido K: “Un día entré al dormitorio de Néstor y...

Estaba tranquilo. Había meditado cada palabra. Recordaba detalles que guardó durante años en algún rincón de su memoria y que por fin, con cierto...