Miguel Ángel Pichetto vuelve a estar en el centro de la polémica. El jefe de senadores del Frente para la Victoria justificó los aumentos desmedidos de diputados y senadores porque «el destino final es estar procesado».

«Un senador hoy gana 98 o 95 mil pesos, depende de la antigüedad, pero un director de carrera y secretarios de la Cámara de Senadores, con 30 años de antigüedad, ganan más que un senador», sostuvo Pichetto en el programa Código Político (TN).

Siguió: «El salario de un senador, además, es más bajo que un subsecretario del poder Ejecutivo donde se incrementaron el 41% los sueldos. (Mauricio) Macri se puso un sueldo de 160 mil y un ministro gana entre 140 y 150 mil y nos parece bien. Porque en la administración pública, en general, el destino final es estar procesado y los sueldos tienen que ser razonables. Es hasta lógico que un senador gane 100 mil pesos».

Pichetto dijo, en ese sentido, que «tiene que haber una equivalencia entre los tres poderes del Estado. Si el Poder ejecutivo tiene ministros con 150 mil pesos y jueces, en primera instancia, de 160 mil, el legislativo no puede ser degradado con un salario que indudablemente no es serio».

Añadió: «En general, en la Argentina, lamentablemente, los presidentes siempre terminan siendo enjuiciados. Y es muy difícil tener una responsabilidad institucional. No estoy justificando de ninguna manera la corrupción. La Argentina es un país complejo. Cuando se tiene el poder se tiene todo el poder, y cuando se va del poder no se tiene nada y en general va camino a Comodoro Py».

Asimismo, ratificó anoche sus polémicos dichos acerca de la inmigración, tildados de «xenófobos», y rechazó la decisión del INADI de tomar acciones en el caso.

«No estoy muy cascoteado ni tengo ningún arrepentimiento. El INADI está equivocado: si analizamos el reportaje me referí claramente a sectores delictivos que indudablemente están incorporados en Argentina, como la existencia de carteles peruanos; me referí a sectores delictivos en las villas», dijo.

Agregó: «De ninguna manera es xenofobia; siempre he cuestionado algunos aspectos de la política inmigratoria que, a veces, la considero muy abierta y es un debate que está en el mundo, como en el debate americano. Y me parece que la Argentina, que tiene situaciones de pobreza, debería analizar la cuestión ligada a delincuentes de países limítrofes que ingresan a cometer delitos».

Pichetto no solo ratificó sus polémicos dichos, sino que subió la apuesta: «Voy a presentar un proyecto de ley para que los ciudadanos extranjeros agarrados infraganti en un delito sean expulsados; planteo un debate más frontal en este tema, hay una cultura políticamente correcta que cada vez que aparece este tema se encolumna para pegarle al que abrió la boca».

¿Debatió esta posición dentro del Frente para la Victoria?, le preguntaron a Pichetto en el programa. El senador fue tajante: «Adentro de mi partido hace mucho que no hay un debate profundo sobre muchas cosas; mi partido hoy no está preparado para ser una alternativa política».

Y cerró al referirse al ex presidente Carlos Menem y a la causa Armas: «Menem fue condenado injustamente».
  fuente CLARÌN

Comments

comments